Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José A. Gómez, “Defreds” | Escritor

“La ciudad de Vigo siempre tendrá un hueco en mis libros”

El escritor vigués acaba de publicar su último libro, “Ojalá”, que firmará el próximo sábado 14 de mayo en el Centro Comercial A Laxe

El escritor vigués, José A. Gómez, Defreds. | // ALBA VILLAR

El escritor José Ángel Gómez(Vigo, 1984), más conocido como Defreds lleva diez años haciendo de sus textos un fenómeno viral en redes sociales. Centrado en temas como el amor o la amistad y con un lenguaje sencillo consigue llegar a un amplio espectro de público juvenil. Aunque, tras una década, aquellos lectores que comenzaron con él, todavía le siguen. Ahora, acaba de publicar Ojalá, una obra en el que destacan las ilustraciones de Lady Desidia y unas caligrafías elaboradas que dan forma a su pensamiento. El próximo sábado, catorce de mayo, estará firmando ejemplares en el Centro Comercial A Laxe.

–¿Cómo ha condicionado la ciudad de Vigo sus textos?

-Vigo inspira mucho para este tipo de cosas. Siempre he vivido aquí y muchas de las historias de mis libros han pasado aquí. Entonces, mis libros están impregnados de la ciudad. Igual el lector no siempre lo sabe, pero esas historias están ahí. Mi tercer libro, 1775 calles, está inspirado en la ciudad de Vigo. Cada texto está escrito en una calle y el índice es un mapa de la ciudad. Siempre hay guiños, es una ciudad que me gusta y siempre tendrá un hueco en mis libros.

-¿Qué referentes ha tenido a lo largo de estos años?

-Siempre suelo decir que no soy una persona de autores. No me inspiro concretamente en ninguno. Lo que sí que me gusta es ir a librerías, curiosear, ver un libro que me llama la atención y comprármelo sin fijarme en quién lo escribe. De pequeño me gustaba leer mucho a Stephen King, tenía una colección enorme en casa. Y luego me inspiro de todo. Me gusta mucho escuchar música mientras escribo y reflexiono. En cualquier evento cultural puedes aprender algo.

-He visto en varias entrevistas que dice que no escribe poesía. Explíqueme eso. ¿Cómo se define como autor?

-Se supone que lo que yo escribo tiene un formato de poesía, pero yo no me considero un poeta. Lo que yo escribo son pequeños relatos, pequeñas vivencias. Para mí lo más importante no es cómo se le llame, sino que mis lectores sientan y disfruten lo que yo hago. Para mí es narrativa corta y sencilla. Eso no quiere decir que no sea complicado de escribir. Creo que a mi público lo que le gusta es que me salga de dentro, que sea verdadero, algo que yo he vivido. No necesito reconocimientos, solo que la gente lo disfrute.

-Empezó a publicar canalizando su mensaje por redes sociales como Twitter. ¿Cuándo vio qué podía vivir de sus textos? ¿Cómo fue esa explosión?

-La verdad es que no lo vi venir. Yo no me hice cuenta en las redes para publicar libros y hacerme millonario. Empecé a compartir cosas, no solo textos. Entonces, algunas noches me empezaron a pasar cosas que le pasan a un chaval de veinte años y las comencé a compartir. Empezó a leerme poquita gente y me hacía ilusión, pero sin más. Pero cada noche me compartía más gente. Cuando tenía 4.000 seguidores, una pequeña editorial se puso en contacto conmigo y me dijo que veía algo especial en lo que escribía. Empezamos con una tirada muy pequeñita, pero, poco a poco, la cosa empezó a crecer y crecer. Desde ahí me empezaron a llegar ofertas de editoriales más grandes pero me mantuve con ellos dos o tres libros.

-¿Ser un fenómeno viral en redes sociales le asegura vender libros?

-Para nada.Yo hablo mucho con mi editorial y te aseguro que la gente se sorprendería de lo casos que hay de gente con muchos seguidores que no consigue llegar a la audiencia. Tener un millón de seguidores no quiere decir que puedas ser rentable vendiendo libros. Funciona diferente. De hecho, creo que mis lectores podrían leer mis libros en mis propias redes, pero aún así prefieren hacerse con un ejemplar.

Compartir el artículo

stats