Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con la delta, mejor vacuna y mascarilla

EE UU estudia revertir la decisión de liberar de los cubrebocas en interiores a los vacunados

Gente con mascarillas en el metro de Londres, el pasado domingo.

Gente con mascarillas en el metro de Londres, el pasado domingo. Henry Nicholls

Cada vez hay más evidencias científicas de la mayor capacidad de la variante delta del SARS-CoV-2, detectada por primera vez en la India, de eludir la inmunidad natural y la conferida por las vacunas. Esto ha provocado que los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) vayan a revertir la decisión de dejar de recomendar las mascarillas en los interiores para los vacunados, según adelantó ayer “The New York Times”. Han pasado solo dos meses de aquella medida liberatoria, muy cuestionada en aquel momento, y la variante delta supone ya al menos el 83% de los casos de COVID-19 secuenciados en EE UU. Allí y en otros países se están descubriendo más características que explican su gran capacidad infectiva respecto a las variantes anteriores y al virus original.

Descubren más características que explican la alta transmisibilidad de la variante india

Ya finales de junio, ante la expansión de la variante delta, la Organización Mundial de la Salud recomendó que los vacunados siguieran llevando mascarilla, y ahora en EE UU, al aumentar un 32% los ingresos hospitalarios en la última semana y constatarse cada vez más casos de reinfecciones, se están revisando las recomendaciones, según avanzó Anthony Fauci, inmunólogo de prestigio mundial y asesor del presidente Joe Biden.

Anthony Fauci Europa Press

“No fueron más que unos segundos en una proximidad de entre 10 y 60 centímetros”

Brad Hazzard - Ministro de Sanidad de Nueva Gales del Sur, estado australiano cuya capital es Sídney.

decoration

En junio pasado se estudió con detalle un brote en Sídney, Australia, y las autoridades sanitarias advirtieron de la capacidad de la variante india para contagiar “en segundos”. Gracias a la secuenciación genética de muestras y a las cámaras de vigilancia del centro comercial que fue foco de este brote se concluyó que bastaba un contacto casual para transmitir el virus.

  • Hallazgos sobre la Delta
    1. Menor tiempo medio de generación

    El tiempo medio entre la infección del caso primario y los secundarios es de 2,9 días, mientras que en la cepa original era de 4,1.

    2. Menor tiempo de incubación

    El tiempo de incubación –el transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad–, es, de media, 0,8 días más corto.

    3. Alto grado de transmisión oculta

    La delta causa transmisión asintomática, es decir, oculta, el 65 por ciento del tiempo. Por eso conviene mantener mascarilla y distancia.

Contagios al aire libre

Otro ejemplo de que los contagios con la variante delta pueden darse con escasa exposición e incluso al aire libre, cuando hay proximidad y no se utiliza mascarilla, es el del conocido inmunólogo Alfredo Corell, que se contagió en una comida en el exterior hace apenas unos días. Tenía la pauta completa y padeció síntomas leves gracias a la vacuna. “Las vacunas son muy eficaces frente a enfermedad grave, pero no son infalibles –recordó–. Solo minimizando contacto y manteniendo precauciones conseguiremos acabar con esto”.

Las vacunas protegen contra la hospitalización, la enfermedad grave y la muerte. También contra la transmisión, pero en menor medida. El epidemiólogo Oriol Mitjà señala que un vacunado tiene entre 4 y 5 menos probabilidades de contagiar el virus que un no vacunado, ya que la carga viral se reduce. Pero “menos probabilidades no es cero probabilidades –subraya en Twiter el epidemiólogo español de la Universidad de Harvard Elvis García–. Y con la variante delta la cosa empeora”. El médico y profesor de Patología Médica Vicente Baos ha dicho que ha atendido varios casos de “infección natural grave y leve pasada con y sin vacuna posterior”, y que no cree que el índice de reinfecciones sea muy bajo.

Un estudio de científicos de China y de Oxford (Inglaterra) y publicado en “Virological” concluyó que la carga viral en el momento de la detección del virus es mil veces mayor en el caso de la variante delta respecto a la cepa original de Wuhan.

Además de su mayor transmisibilidad, entre un 40% y un 60% superior a la de la variante alfa, se van sabiendo más datos de la delta. El bioestadístico canadiense Ryan Imgrund explica en un hilo de Twitter que el tiempo medio de generación de la delta –tiempo medio entre la infección del caso primario y los secundarios– es de 2,9 días, mientras que en la cepa original era de 4,1.

Además, el tiempo de incubación –el transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad–, es, de media, 0,8 días más corto. Por todo ello concluye que la delta causa transmisión asintomática, es decir, oculta, el 65 por ciento del tiempo.

“Por eso debemos tratar a todos como infectados y seguir manteniendo la distancia y la mascarilla”

decoration

Un reciente estudio –aún no revisado por pares– de cerca de cuarenta científicos japoneses concluye que la mutación P681R de esta variante mejora la fusogenicidad –capacidad de fusión con la célula– y patogenicidad –virulencia– del virus. Tras realizar experimentos con hámsteres, los investigadores nipones sostienen que esta mutación peculiar de la variante india facilita la escisión de la proteína espícula (“S”), propiciando la entrada en la célula y eludiendo la actividad de los anticuerpos neutralizantes. Como reconocen los autores de este trabajo, queda mucho por investigar sobre las propiedades virológicas de esta variante delta.

Compartir el artículo

stats