Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los geriatras gallegos urgen la apertura total de las residencias

“Es un tema de derechos humanos. Ahora mismo son el único colectivo que sigue confinado”, afirma Miguel Ángel Vázquez

Un grupo de ancianos de una residencia, en un taller. |  // MARTA G. BREA

Un grupo de ancianos de una residencia, en un taller. | // MARTA G. BREA

La Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) insta a la Xunta a que levante las restricciones que aún mantiene sobre las residencias gallegas cuyos usuarios ya han sido inmunizados frente al COVID-19 tras recibir la segunda vacuna y que no registren casos recientes de coronavirus. “Es un tema de derechos humanos. Desde el inicio de la pandemia, a ningún ciudadano se le ha restringido tanto sus derechos como a las personas mayores y en estos momentos, los residentes son el único colectivo que sigue confinado. No se les puede seguir privando de la libertad y del derecho a pasear, ver a sus amigos y abrazar a sus seres queridos”, afirmó ayer José Luis Vázquez, presidente de la SGXX.

Esta sociedad científica reconoce que la apertura total de las residencias no está exenta de riesgos, ya que la eficacia de las vacunas nunca es del 100%, aunque añade que permitir las visitas y las salidas de sus usuarios se puede hacer de una forma segura, con el uso de mascarillas FFP2 y la realización de PCR, entre otras medidas que ya se aplican en otros ámbitos.

Así se lo solicitó la junta directiva de la SGXX –representada por Vázquez; José Manuel Pérez, tesorero,y Rocío Carbón, vocal–, al conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y a la directora Xeral de Saúde Pública, Carmén Durán, en la reunión telemática que mantuvieron ambas partes. “Lo fácil es encerrarlos, pero hay que pensar también en las personas que viven ahí. Aún hoy, incluso dentro del centro siguen teniendo restricciones de movimiento y siguen viviendo en grupos burbuja ¿Haríamos lo mismo con otro colectivo?, ¿Por qué nos atrevemos, entonces, a hacérselo a los mayores?”, añadió Vázquez.

La mejora de la evolución epidemiológica hizo que la Xunta flexibilizara las restricciones impuestas en los centros residenciales de personas con discapacidad y mayores en relación con el régimen de permisos y de visitas –de una de las dos personas de referencia tres veces a la semana–. Sin embargo, la SGXX cree que no son suficientes y aboga por instaurar un régimen normal.

“Las personas mayores también viven en este mundo, pero tomamos decisiones por ellos como si no existiesen. Ahora que están inmunizados no podemos seguir restándoles derechos porque la situación no va a cambiar ni en seis meses ni en un año. No podemos esperar a que toda la población esté vacunada para permitirles recibir las visitas que sean o salir a dar una vuelta si así lo desean”, aseguró.

Vázquez recordó que el promedio de vida de un residente es de 3,2 años. “Cada año que le impedimos salir a abrazar a sus hijos o a sus nietos estamos impidiendo que disfrute de un 30% de vida”, afirmó el geriatra, que insistió en el deterioro en la salud mental que esta situación de aislamiento está teniendo en los residentes de estos centros. “No poder abrazar a un ser querido y tener que verlo a través de una mampara es muy duro”, sentenció.

La SGXX también solicitó a la Xunta una investigación clínica sobre qué ha ocurrido durante la pandemia y por qué. “Para hablar de nuevos modelos de atención de atención y establecer unos protocolos efectivos que eviten la muerte innecesaria de personas mayores, primero es necesario saber qué ha pasado: si han muerto más en residencias públicas o privadas, grandes o pequeñas, más mujeres que hombres, con o sin patologías...Y esta es una investigación muy sencilla de realizar”, dijo.

Asimismo, los geriatras y gerontólogos gallegos insistieron en la necesidad de que el comité de expertos de la Xunta incluya también a profesionales en el ámbito residencial, ya que son los que realmente conocen lo que sucede en estos centros.

Compartir el artículo

stats