Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La leche de vaca inmune al coronavirus bovino, ¿escudo contra el Covid-19?

Un equipo científico español busca probar la efectividad de las inmunoglobulinas presentes en el alimento lácteo

El veterinario y catedrático Antonio Arenas, en pleno trabajo de campo para su investigación.

El veterinario y catedrático Antonio Arenas, en pleno trabajo de campo para su investigación. // FdV

El grupo de investigación AGR 149 de Enfermedades Infecciosas del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI), en colaboración con el Colegio Oficial de Veterinarios de Córdoba, trabaja en un proyecto para analizar la efectividad de la leche inmune de vaca frente al SARS-CoV-2, así como en el desarrollo y aplicación de vacunas autólogas como tratamiento frente a los casos más graves de Covid-19, según ha informado el director del grupo y presidente del Colegio de Veterinarios, Antonio Arenas.

Arenas, que también es catedrático de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba y miembro del comité de seguimiento del Covid-19 de la Junta de Andalucía, explica que está obteniendo "leche de vaca hiperinmune frente al coronavirus bovino (bcov), un betacoronavirus serológicamente emparentado con el virus de la Covid-19". La idea sobre la que gira esta investigación "es que el consumo de leche inmune ayude de manera decisiva a nuestro organismo en caso de infección con el SARS-CoV-2 mediante mecanismos de inmunidad cruzada".

"Queremos comenzar en septiembre con las pruebas en humanos en el caso de que todo vaya bien", explica el catedrático, que añade que algunos datos que han analizado hasta la fecha sugieren que "los vaqueros apenas se han visto afectados por la Covid-19, a pesar de que familiares cercanos sí la han padecido".

Por ello -añade- "especulamos con que su sistema inmune es capaz de controlar el nuevo coronavirus tras contactos previos con el bcov. Esto ya se ha comprobado con otros coronavirus humanos endémicos del resfriado, como el hcov-oc43", que "es el mismo virus bovino que dio el salto de especie y se adaptó a humanos".

De hecho, explica, "el bcov y el hcov-oc-43 se incluían en el grupo serológico 2 de los coronavirus, donde también se han incluido los virus del SARS y MERS".

Una de las líneas sobre las que trabaja el equipo de investigación es en la hiperinmunización de las vacas para, posteriormente, estudiar "qué niveles de anticuerpos conseguimos en leche". De momento han comprobado que "se pueden alcanzar concentraciones de hasta unos 200 mg de inmunoglobulinas por vaso", a lo que "hay que añadirle las propiedades de la vitamina A como reguladora del sistema inmune y regeneradora de epitelios mucosos". En este sentido, Antonio Arenas resalta que "no cabe duda de que las inmunoglobulinas específicas o con una cierta especificidad ayudarían de manera considerable a nuestro sistema inmune a luchar frente al virus" del Covid-19 y aunque aún no se conoce si la ingesta de esta leche inmune ayudaría en la recuperación de los casos más graves, considera que "las altas dosis de inmunoglobulinas ayudarían mucho en la fisiopatología de la enfermedad".

Por otro lado, el presidente del Colegio de Veterinarios de Córdoba señala que, en la actualidad, el grupo investiga además posibles vacunas autólogas contra el Covid-19, es decir, aquellas que se obtienen del mismo individuo que lo recibe.

Así, "se trata de recuperar el virus del propio enfermo, inactivarlo mediante métodos térmicos o químicos, concentrarlo e inocularlo por vía subcutánea", un campo en el que los veterinarios tienen "mucha experiencia" y que se ha empleado con "bastante éxito" para distintas enfermedades, "tanto bacterianas como víricas del ganado".

Antonio Arenas especifica que "de la patogenia de la Covid-19 sabemos que la multiplicación viral masiva en el endotelio alveolar causa daño celular y liberación profusa de citoquinas y quimioquinas proinflamatorias". Después, "una segunda respuesta inflamatoria, activada por la aparición de anticuerpos neutralizantes, sería la responsable de los efectos más graves del Covid-19, provocando una infiltración inflamatoria celular extensa y consecuentemente un daño pulmonar significativo" es decir, "lo que se conoce como síndrome de dificultad respiratoria aguda (ARDS)".

Con este tipo de vacunas autólogas -detalla Arenas- "esperamos que la reacción del sistema inmune a nivel subcutáneo ayude a desarrollar, primero la estimulación específica tras la inoculación de virus autólogos no infecciosos, lo que podría dificultar la replicación viral a nivel pulmonar, pero también un efecto inmunoterapéutico inhibiendo el desencadenamiento de la infiltración inflamatoria incontrolada", así como la "apoptosis masiva a nivel pulmonar", es decir, la muerte celular.

El catedrático e investigador en Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, Antonio Arenas, recuerda que el trabajo de investigación realizado por estos sanitarios a lo largo de la historia ha sido fundamental para la erradicación de diversas enfermedades que afectan a los humanos. "Probablemente somos los veterinarios los profesionales que más experiencia tenemos en el control y erradicación de enfermedades colectivas", como es el caso del Covid-19, destaca.

El investigador subraya que "enfermedades como la rabia, la peste bovina, la fiebre aftosa, el muermo, las pestes porcinas africana y clásica y un sinfín de ellas que sería prolijo enumerar" han sido "erradicadas desde hace años de todo el territorio nacional tras enormes campañas de lucha lideradas por los veterinarios".

Junto a ello reivindica el papel investigador de estos sanitarios, ya que gracias a su trabajo de "prevención y control, siempre callado, enfermedades muy prevalentes en las personas hace unos años, como la brucelosis (o fiebres de Malta), las salmonelosis, la triquinelosis, la shigelosis, la tuberculosis y escrofulosis, la tularemia, el tétanos, el botulismo y un largo etcétera, hoy en día son enfermedades de presentación esporádica y con una prevalencia muy baja". Pese a ello, lamenta, "excepto algunos gobiernos autonómicos, en general no se nos ha incluido en los comités de seguimiento" del Covid-19".

Compartir el artículo

stats