Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El desplome del turismo pone en jaque el empleo de 100.000 gallegos

El sector teme el impacto en los negocios de temporada - La campaña de Semana Santa ya está perdida - Con el 95% de los hoteles cerrados, los empresarios recurren a ERTEs

Turistas en Santiago de Compostela, de regreso a sus lugares de origen. // X.Á.

Turistas en Santiago de Compostela, de regreso a sus lugares de origen. // X.Á.

Hace quince días cerraron todos los restaurantes, cafeterías y bares de Galicia. Después los hoteles y pisos turísticos, que no pueden alojar a nuevos huéspedes desde el 25 de marzo. En solo dos semanas el sector hostelero y hotelero se desplomó por la emergencia sanitaria del coronavirus, y como en un juego de dominó, la crisis se cierne ahora sobre los negocios turísticos de temporada. Perdida ya la campaña de Semana Santa, las agencias de viajes, los guías turísticos o las empresas de ocio afrontan con temor el futuro inmediato.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

El Clúster del Turismo de Galicia estima que unas 120.000 personas trabajan en el sector, que supone más del 10% del PIB autonómico. La hostelería representa otro 8%. En un ámbito económico copado por pymes y autónomos, hasta 100.000 puestos están en peligro por esta crisis, según calcula el presidente del organismo, Cesáreo González Pardal. De hecho, la mayoría de los empresarios turísticos se han visto abocados a presentar expedientes de regulación temporal de empleo.

| Normativa cambiante. Es uno de los quebraderos de cabeza para el sector hotelero. La cuarentena obligatoria "dejó vacíos el 95% de los hoteles gallegos", afirma el presidente de la Federación de hostelería de Pontevedra (Feprohos), César Ballesteros. Solo quedaron abiertos establecimientos con clientela fija, como los hostales que acogen a tripulantes de barco. Primero el decreto de estado de alarma ahuyentó a los viajeros, después se ordenó el cierre de establecimientos (muchos de ellos ya habían enviado al personal a sus domicilios) y más adelante el Gobierno admite excepciones de alojamiento (para los efectivos de emergencias, entre otros). El BOE publicó una lista de hoteles y apartamentos turísticos autorizados a hospedar en estas situaciones; por su parte la Xunta y los Concellos habilitaron albergues y otras instalaciones para acoger a personas en exclusión social o enfermas. Por otra parte, la crisis sanitaria dicta nuevas normas de higiene o sobre distancias entre personas que en ocasiones requieren de adaptaciones a los establecimientos hoteleros. "La normativa cambia de semana a semana, las cosas se podían haber hecho mejor", concluye Ballesteros. Entre las propuestas que el sector dirige a la administración, "se habla de la posibilidad de tener un listado no en el BOE, sino en una página de la Xunta, e ir añadiendo hoteles en cuanto estén preparados, lo que les permitiría reabrir legalmente".

| Trabas burocráticas. Feprohos cuenta con un servicio de gestoría a sus asociados que "está desbordado con las solicitudes de ERES", más aún con los cambios legales. Pardal advierte: "Y todo esto a unos días de presentar declaraciones de autónomos, IVA e IRPF. No hay movilidad para llevar documentos pero sí apercibimientos de Hacienda", lamenta. Para el presidente del Clúster do Turismo, "está claro que lo primero es la salud. Pero después hay que seguir trabajando. La burocracia nos puede hacer morir de hambre". Destaca que las ayudas anunciadas por el Gobierno no contemplan a los negocios de temporada. "Todo el sector lo está pasando mal y las ayudas son claramente insuficientes", añade.

| La problemática de las VUT. Otro pilar del sector turístico gallego son las viviendas de uso turístico (VUT) que gestionan propietarios "como un apoyo para la hipoteca, pagar residencias de mayores o los estudios de los hijos", detalla Dolores Aguín, de la asociación Aviturga. Las VUT no solo carecen de ayudas institucionales sino que tributan "del 20 al 30%", afirma. La crisis eliminó de un plumazo los ingresos que podrían recibir por estancias de fin de semana o puentes como el de San José, y tras las cancelaciones masivas de este mes, "la recuperación de reservas para el verano es una incógnita". Una de las alternativas que barajan es destinar estas viviendas al alquiler de temporada, por más de 30 días, que sí está autorizado.

| Onda expansiva. Aguín explica que muchos propietarios de VUT estaban ya acondicionando los alojamientos para Semana Santa, "con un coste que no se recupera porque está todo paralizado". En Vigo, el parón turístico afecta por ejemplo a la empresa Anfitriona, que gestiona alojamientos turísticos de terceros. Todos han tenido que cerrar. "Estamos a expensas de la normativa, cumplirla es lo único que podemos y debemos hacer", resume su director Pablo Conde.

| ¿Y después, qué? Es la pregunta que se hace todo el sector. Conde subraya que "el turismo iba muy bien en Galicia y en Vigo en particular, se estaban haciendo las cosas bien y cuando pase este mal sueño habrá que retomarlas". Para Aguín, Galicia "es un destino ideal para desconectar, tenemos todo", por lo que confía en la recuperación de reservas en cuanto se resuelvan cuestiones como cuándo acabará el curso escolar. Pardal pronostica que "después de esto nada será igual en el turismo", y aboga por "dar confianza al turista, ganárselo y que vuelva". Por su parte, Ballesteros incide en que "Galicia parte con ventaja" respecto a otras zonas más afectadas por el coronavirus; espera una lenta recuperación a partir de mayo, pero "con vacaciones más cortas y midiendo mucho el gasto", prevé.

Cesáreo G. Pardal - Clúster do Turismo

"Todo el sector lo está pasando mal y las ayudas son claramente insuficientes"

César Ballesteros - Feprohos

"Galicia parte con ventaja, pero las vacaciones serán cortas y midiendo mucho el gasto"

Dolores Aguín - Aviturga

"La recuperación de reservas de alojamientos para verano es una incógnita"

Pablo Conde - Anfitriona

"El turismo en Galicia iba muy bien y cuando esto pase habrá que retomarlo"

Caída de viajeros internacionales de hasta el 30% en todo el mundo

Las llegadas de turistas internacionales pueden caer este año entre un 20 % y un 30 % respecto a 2019, sobre todo por las restricciones de movimiento a causa de la pandemia. El descenso de los viajes supondrá un desplome de ingresos de hasta 410.000 millones de euros, alertó ayer la Organización Mundial del Turismo (OMT).

El turismo mundial cerró 2019 con cerca de 1.500 millones de llegadas de viajeros internacionales, un 4 % más. Sin embargo en el presente ejercicio se podrán perder hasta 450 millones de turistas. Esta bajada de viajeros supondría una caída de los ingresos por turismo internacional de entre 273.000 millones y 410.000 millones de euros, de acuerdo con la evaluación actualizada del posible impacto de la Covid-19 en el turismo internacional de la OMT.

Teniendo en cuenta las tendencias pasadas de los mercados, esto significaría que, debido al coronavirus, se perdería el valor de entre cinco y siete años de crecimiento.

Para poner estos datos en contexto, la OMT ha recordado que en 2009, tras la crisis económica mundial, las llegadas de turistas internacionales se redujeron un 4 %, mientras que el brote de SARS llevó a un declive de tan solo un 0,4 % en 2003.

La organización ha subrayado que estos números se basan en los últimos acontecimientos, cuando el mundo afronta un reto social y económico sin precedentes, y "deberían interpretarse con cautela a la luz de la naturaleza extremadamente incierta de la crisis actual". El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, advirtió no obstante que "está claro que hay millones de puestos de trabajo en el sector que corren el riesgo de perderse".

Solidarios en la crisis: cesión de pisos y comidas

A pesar de la paralización obligada del sector turístico por el estado de alarma, en Galicia están impulsando desde este ámbito iniciativas solidarias que ayudan a paliar la crisis sanitaria. Así, con los alojamientos turísticos vacíos por decreto, Aviturga puso a disposición de profesionales sanitarios, gratis, hasta 30 pisos próximos a los hospitales de las principales ciudades. Por su parte, la Federación de Hostelería de Pontevedra trabaja en un convenio de colaboración con las Misioneras del Silencio para ayudar en la elaboración de comidas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats