29 de enero de 2019
29.01.2019

El papa Francisco apoya la educación sexual "objetiva, tal y como es", al margen de ideologías

Descarta el celibato opcional: "Quizás tengo una mentalidad cerrada. No tengo ganas de ponerme ante Dios con esta decisión"

29.01.2019 | 01:13
El Papa abandona Panamá tras su participación en la JMJ. // R. Sura

El papa Francisco apoyó que se imparta educación sexual en las escuelas, pero matizó que tiene que quedar libre de "las colonizaciones ideológicas", durante la rueda de prensa en el avión de regreso de Panamá, donde participó en la Jornada Mundial de la Juventud.

El papa defendió la importancia de la educación sexual, al contestar a una pregunta de los 70 periodistas a bordo del avión sobre los numerosos embarazos de adolescentes en algunos países de Centroamérica y la falta de que se imparta esta materia en las escuelas de Panamá

"El sexo es un don de Dios. No es el 'cuco'(un monstruo con el que asustar). Es el don de Dios para amar. Que algunos lo usen para ganar plata o explotar a otros, es otro problema. Pero hay que dar educación sexual, objetiva, tal y como es", explicó.

Aunque, puntualizó, que la educación sexual tiene que estar libre de colonizaciones ideológicas porque estas "destruyen a la persona", en referencia, como ya ha dicho en otras ocasiones, a la llamada teología de genero, entre otras.

También dijo que es importante elegir bien los maestros que se escogen para enseñar este tema y que la educación sexual, "lo ideal es que empiece en casa", aunque a veces no es posible porque las familias no saben cómo afrontarlo y la "escuela tiene que suplirlo".

El Papa también habló del aborto cuando se le preguntó si no le parecía dura la postura de la Iglesia contra las mujeres que interrumpen su embarazo. Francisco dijo que "la misericordia es para todos" y que "Dios siempre perdona" y que por ello autorizó "absolver el aborto por misericordia".Aseguró que cuando una mujer piensa en lo que ha hecho es un "drama terrible" y que "hay que dar consolación y no atacar".

Asimismo, el papa Francisco ha descartado establecer el celibato opcional, salvo en casos muy excepcionales relacionados con comunidades remotas. "No lo haré. Esto queda claro. Quizás tengo una mentalidad cerrada. Pero no tengo ganas de ponerme ante Dios con esta decisión", dijo.

Asimismo, aseguró que no va a ir tan lejos como para dar un permiso general para que los sacerdotes se casen. Sin embargo, sí admite que hay un problema con las comunidades católicas remotas en lugares como el Amazonas o algunas islas del Pacífico, donde no hay sacerdotes para celebrar misa.

En esos casos, afirma que puede ser una idea ordenar a un miembro mayor de esas comunidades, incluso si esa persona está casada, para que pueda desempeñar el papel de sacerdote.

Por otro lado, preguntado por la Cumbre antipederastia que se celebra del 21 al 24 de febrero en el Vaticano, Francisco advirtió contra unas expectativas excesivas respecto a este encuentro. "Tenemos que desinflar las expectativas (...) porque el problema del abuso continuará porque es un problema humano y está en todas partes".

En todo caso, dijo que uno de los objetivos de la cumbre es que los obispos regresen a sus hogares con lo que ha llamado "protocolos claros" sobre cómo prevenir el abuso y ayudar a las víctimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook