27 de febrero de 2018
27.02.2018

Describen nuevos mecanismos de una proteína crucial en las células madre

Investigadores de la Universidade de Santiago publican sus resultados en "Nature"

27.02.2018 | 02:20

La revista internacional Nature Genetcs publica un trabajo de personal investigador del CiMUS (Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas) de la Universidad de Santiago que demuestra por primera vez la influencia de la proteína TET2 en la regulación del ARN (ácido ribonucleico), encargado de transmitir las instrucciones genéticas a la maquinaria celular de una persona.

La información genética encargada de preservar la identidad de la especie humana descansa en el interior de cada uno de los millones de células que dan forma a nuestro organismo; un mapa de la vida custodiado por el ADN y guardado celosamente dentro de una estructura altamente organizada, que se conoce como cromatina.

La importancia de este "libro de instrucciones" es de tal calado que cualquier mutación en la secuencia del ADN o en alguno de los factores encargados de su organización no solo da lugar a numerosas enfermedades con las que convivimos en la actualidad, sino también a un inevitable proceso de envejecimiento.

Escondida en el núcleo celular, una réplica exacta del ADN se aloja en todas las células de un mismo individuo, pese a no expresarse en todas de la misma forma: las modificaciones reversibles que se producen sobre la cromatina permiten, por ejemplo, que las células del pulmón y del riñón de una misma persona puedan funcionar de manera diferente, aunque su material genético sea idéntico. Este entorno de interacciones se conoce como epigenética.

Ahora, este trabajo aporta nuevos datos sobre la actividad de TET2, mostrando por primera vez no solo su capacidad para actuar en la cromatina y ejercer sus funciones sobre el ADN, sino también una sorprendente e inesperada influencia sobre las molécula de ARN (el "mensajero del ADN"), particularmente sobre aquellas que controlan la expresión de nuestros genes. "Descubrimos que TET2 es capaz de añadir modificaciones químicas en las moléculas de ARN, necesarias para controlar su estabilidad y abundancia", explica Diana Guallar, primera autora del trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus

FaroEduca