DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Félix Revuelta: "La gestión de Ángel Ron dejó herido al Popular y la de Emilio Saracho lo remató"

El empresario Félix Revuelta perdió 45 millones de euros en la caída del banco Popular

El empresario Félix Revuelta (Burgos, 1947) perdió 45 millones de euros en la caída del banco Popular. "No me preocupa perder o ganar, lo que me preocupa es la forma de perderlos", dijo tras la intervención de la entidad y su adjudicación por un euro al Santander, una operación que redujo a cero el valor de los títulos de casi 300.000 accionistas. A partir de ahí, Revuelta, presidente de Naturhouse, grupo especializado en dietética que cotiza en Bolsa, ha lanzado una plataforma para representar a los accionistas del Popular y emprender acciones legales.

-¿Qué estrategia va a seguir la plataforma de accionistas que ha promovido?

-En la plataforma ya somos casi 8.500 y, salvo cuarenta y tantos que son accionistas cualificados, el resto son pequeños. La estrategia consiste en agrupar a los accionistas por ciudades y pueblos y luego a los que tengan las mismas características, porque las medidas legales a emprender pueden ser distintas según las circunstancias. Habrá una demanda central, en base a los argumentos que los abogados están encontrando; luego actuará cada cuerpo de accionistas con sus características ya específicas.

-¿Contra quienes irán dirigidas las demandas?

-En principio, contra el Banco Popular y sus consejos de administración, por los problemas que ha habido de contabilidades inexactas. Y posiblemente también contra la auditora. Se está mirando si puede haber algún tipo de responsabilidad en los reguladores.

-¿Qué grado de responsabilidad cree que tienen los expresidentes Ángel Ron y Emilio Saracho?

-La gestión de los dos ha sido muy mala. Uno hirió al banco de gravedad y el otro lo remató.

-¿Qué hizo Ron para herir al Popular?

-Mi opinión personal es que no estaba capacitado para ser presidente y tampoco se rodeó del equipo adecuado. Se metió en cosas de las que no era especialista, como el ladrillo y como la integración del Banco Pastor, que no era necesaria. Si tú sabes hacer una cosa, dedícate a lo que sabes y no te metas en lo que no sabes. En doce años hubo 46 ampliaciones de capital y con ello se fue tapando la mala gestión. Creemos que durante años hubo contabilidades que no reflejaban la situación real del banco.

-¿Y Saracho para rematarlo?

-El señor Saracho no hizo nada. Mejor dicho, hizo lo contrario de lo que debió hacer. Alguien que representa como presidente a una entidad que cotiza en bolsa, cuando hay murmuraciones e inestabilidad en el mercado, tiene que salir a la palestra, dar la cara, decir lo que hay y decirlo bien, dar seguridad a los accionistas y a todo el mundo, algo que este hombre no hizo. Con lo cual la acción bailó lo que bailó, bajando prácticamente un 70% en un mes. Una barbaridad. Tampoco en ese momento requirió a los reguladores para decir que suspendieran la cotización, como se ha hecho con Liberbank. No lo supo hacer. Y luego contribuyó a que los depositantes sacaran su dinero del banco para luego llegar a donde se llegó. Todo lo que ha hecho lo ha hecho muy mal. Tiene mucha responsabilidad. Ha dicho que no sabía lo que había en el banco, cuando él venía d JP Morgan, que había realizado un estudio para el Popular un año antes. Si no lo sabía él, quien lo iba a saber. Son disculpas de mal pagador.

-Usted ha contado que se podía haber ido a una ampliación de capital, incluso que grandes accionistas como los latinoamericanos (encabezados por el mexicano Antonio del Valle) estaban dispuestos a respaldarla?

-Así era, pero no se hizo. No nos dieron opción a los accionistas a ejercer nuestro derecho, un accionista tiene derecho a decir vamos a invertir nosotros y salir adelante. Yo lo acabo de hacer con una compañía que también cotiza y que se llama Sniace, donde los accionistas han dado la cara, han puesto dinero y se ha puesto en marcha la compañía. En nuestro caso se pudo hacer lo mismo, habiendo gente que estaba dispuesta a poner dinero.

-Cuesta entender que unos meses antes el Santander y el BBVA valorasen el Popular en más de 4.000 millones y que finalmente haya sido adjudicado por un euro?

-Hay muchas cosas que no se entienden. Hay que intentar investigar. Mis abogados ven muchas posibilidades e iremos a por todas. Ahora bien, sería importante unirnos todas las plataformas y diseñar una estrategia común.

-¿Debieron intervenir las autoridades regulatorias ante el desplome bursátil?

-Creo que sí tenía que haber intervenido. Si lo ha hecho con Liberbank, ¿por qué no lo ha hecho con el Popular? En el caso del Monte dei Paschi italiano, que tenía muchos más problemas que nosotros, se lo han arreglado la Unión Europea. ¿Por qué no hemos pedido ayuda nosotros? No lo entiendo. Nos han dejado ahí como a la niña fea.

-¿Los reguladores europeos avivaron la crisis al sugerir que podía ser necesaria una intervención en el Popular?

-Da la sensación de que se ha hecho todo al revés. No creo, por ejemplo, que el señor Saracho sea tan incompetente como ha demostrado en su fase del Popular. En el caso de Ron, como dije en una junta, la culpa la teníamos los accionistas que no lo quitamos hace cinco años, porque cuando un gestor lo hace mal hay que quitarlo. No hay que dejarlo que siga hundiendo la empresa. A Saracho se le contrató para salvar el banco y lo único que hizo es rematarlo.

-¿Ve rastro de uso de información privilegiada en el hundimiento en Bolsa o en la fuga de depósitos?

-Se presupone, porque no puede ser que el 25% del capital banco se haya movido en los últimos cuatro o cinco días. La salida de fondos tan masiva fue algo que no se preveía.

Compartir el artículo

stats