Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una apuesta por el patrimonio militar

El CSIC cataloga y divulga más de cincuenta fortificaciones de la frontera luso-galaica

La arqueóloga viguesa Rebeca Blanco-Rotea ofrece en una web la historia, ubicación y planos de cada una de estas obras - "Mi objetivo es que se visibilicen y protejan"

A Guarda-A Ínsua-Caminha | Primer conjunto defensivo del sistema fortificado del Baixo Miño ya que se localiza en la vía de entrada al Miño desde el mar. Su principal función es la defensa de la entrada al Miño.

Hoy son atractivos turísticos, han desaparecido o están ocultas bajo el bosque, pero durante años, numerosas fortificaciones desempeñaron un papel clave en el curso de la guerra hispano portuguesa -acontecida entre 1640 y 1668 y que finalizó con la independencia de Portugal- y se fueron haciendo más complejas conforme avanzaba el conflicto. La arqueóloga viguesa Rebeca Blanco ha puesto en marcha una página web donde se ponen a disposición del público general más de 50 fichas informativas sobre las fortificaciones de la frontera luso-galaica en la zona de Baixo Miño, uno de los principales resultados de la tesis doctoral que defendió recientemente y por la que consiguió la calificación de apto cum laude.

El trabajo "Arquitectura y paisaje. Fortificaciones de frontera en el sur de Galicia y norte de Portugal", que la investigadora realizó en el Instituto de Ciencias del Patrimonio del CSIC y en el Grupo de Investigación en Patrimonio Construido de la Universidad del País Vasco-EHU, se inició en 2003 con el objetivo de entender de forma conjunta este tipo de edificaciones e identificar la estructura de defensa que se construyó en la zona.

El sitio web fortalezas.es ofrece información sobre cada una de las más de 50 fortificaciones estudiadas, así como de cada uno de los ocho conjuntos defensivos en los que se articulan y una síntesis de los principales acontecimientos históricos acaecidos en dicho periodo. El sitio consta de un buscador para facilitar la consulta de la información y de la herramienta Google Earth para la navegación.

"La construcción de estas obras durante la guerra y también después, cuando se fueron transformando, han configurado uno de los paisajes militares más interesantes del siglo XVII en Europa y es una pena que, incluso en muchas de las localidades donde se ubican, la gente no conociera su existencia y su historia", apunta la arqueóloga.

De los conjuntos estudiados, la experta destaca el de Goián-Vila Nova de Cerveira, ubicado en los municipios de Tomiño y Vila Nova, el de Amorín-Tui-Sao Pedro da Torre- Valença, ubicado en los ayuntamientos de Tomiño, Tui o las fortalezas de Forte de Santa Cruz de A Guarda o Forte de Santiago de Aytona de Salvaterra do Miño.

En este contexto, se puso en marcha hace una década el Plan Director "Fortrans", promovido por la Xunta de Galicia y desarrollado por los arquitectos Fernando Cobos, Antonio Hoyuela y Jaime Garrido. "Yo participé en el ese Plan y me di cuenta de los explotable desde el punto de vista turístico y cultural que era todo ese patrimonio, por eso decidí realizar mi tesis sobre este tema y, después, que no quedase solo en el mundo académico y devolver ese conocimiento a la sociedad", añade.

La arqueóloga partió del trabajo de recuperación que el arquitecto vigués Jaime Garrido había realizado en los años 80 y a partir de ahí inició su investigación, las prospecciones en las zonas y las conversaciones con los vecinos de de cada una de ellas, para conocer su relación y entender cómo se articulaba la defensa en torno al río Miño. "Me encontré con que en la zona de Portugal este patrimonio es un símbolo nacional y muy monumentalizado, mientras que en la zona de Galicia se había invisibilizado bastante", destaca Blanco-Rotea. "Mi deseo es que esta web ayude a que estas piezas se pongan en valor; se cuiden, rentabilicen y, sobre todo, se socialicen", concluye.

Compartir el artículo

stats