11 de agosto de 2014
11.08.2014
Palma de Mallorca

Denuncian a una discoteca por apología de la violencia machista

Un local de ocio mallorquín distribuyó camisetas en las que la figura de un hombre agrede a una mujer

11.08.2014 | 20:57
Imagen de la polémica camiseta.

Una discoteca de s'Arenal reaviva el debate sobre las mañas publicitarias empleadas por los lugares de ocio para atraer clientes. El objeto de la polémica es ahora una camiseta distribuida durante los meses de julio y agosto para promocionar el local y en la que, según denuncia Més per Mallorca, "se incita a la violencia machista" ya que identifica a la mujer con un problema, del que nos podemos deshacer empujándola o dándole una bofetada".

La discoteca Oberbaryern, ubicada en la carretera del Arenal 48, ha sido denunciada por Més ante los departamentos autonómicos de Turismo y Consumo por distribuir camisetas en las que "se identifica a la mujer como un problema del que nos podemos deshacer con una bofetada o empujandóla".

La coalición ha pedido, además, al Instituto Balear de la Dona a estudiar la posibilidad de presentar una denuncia ante la fiscalía contra el local por hacer apología de la violencia machista. Asimismo, pide a la conselleria de Turismo que sancione al promotor de los hechos e intervenga para que las camisetas sean retiradas inmediatamente.

La diputada de Més Fina Santiago se ha mostrado muy crítica ante estos hechos. "Esto no se puede tolerar. Y menos teniendo en cuenta los últimos sucesos relacionados con un tipo de turismo que se aleja mucho del turismo de calidad que Mallorca no necesita".

Hace apenas una semana, era la discoteca Paradies la que se convertía en diana de todas las críticas gracias al letrero luminoso de su fachada en el que se animaba a practicar el cunnilingus, sexo oral en los genitales femeninos. Los dueños defendieron que en su local no se llevaban a cabo este tipo de prácticas y que la frase, ´Leck die Pussy (lame el coño), simplemente "reproducía el estribillo de una popular canción alemana".

No obstante, decidieron retirar el cartel, "para no herir sensibilidades", después de que la asociación de vecinos de Platja de Palma denunciara lo ocurrido. "Quieren aprovechar el caso de Magaluf y subirse al carro del efecto llamada, y eso es vender sin conciencia", afirmó el presidente de la asociación, Francisco Nogales, quien lamentó que la Platja de Palma "ya está suficientemente degradada, por lo que la asociación de vecinos estará muy pendiente de que no se repitan estos hechos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook