05 de marzo de 2009
05.03.2009
Salud sexual

Un estudio asegura que los extensores del pene aumentan su longitud un 30%

05.03.2009 | 19:19

Un equipo de científicos de la Universidad de Turín (Italia) afirma que los dispositivos extensores del pene producen un alargamiento "efectivo y duradero" del miembro de más del 30 por ciento.

Tras llevar a cabo un estudio con 21 hombres "altamente motivados", el urólogo del Hospital San Giovanni Battista de la Universidad de Turín, Paolo Gontero, publica los resultados obtenidos en la última edición de la revista británica de urología "BJU International".

El dispositivo está compuesto por una anilla de plástico, dos barras extensibles que ejercen tracción y una cinta de silicio que mantiene al miembro en su sitio.

Los participantes llevaron puesto el extensor una media de cinco horas el primer y el tercer mes y cuatro horas a partir del sexto.

La tracción ejercida pasó de 600 gramos en el primer mes a 1.200 en el sexto mes.

La longitud media del pene en reposo de los individuos era de 7,15 centímetros y en doce meses creció un 32 por ciento, hasta los 9,45 centímetros.

Antes de someterse a este tratamiento, la media del miembro sexual en erección era de 9,62 centímetros, una cifra que aumentó en un 18 por ciento en un año, hasta los 11,32 centímetros.

A pesar de que el dispositivo no varió el tamaño de la circunferencia del pene, la satisfacción general de estos hombres respecto al dispositivo fue de 2,8 sobre 4.

Los participantes pasaron de puntuar su función eréctil de 19,9 sobre 30 a 27,1 sobre 30.

"Nuestro estudio demuestra que el extensor del pene produce un alargamiento efectivo y duradero del pene, tanto en reposo como en erección", indica el urólogo Gontero.

El experto sugiere que este tratamiento podría constituir una alternativa a la cirugía: "Si investigaciones más profundas confirman estos resultados, proponemos que el dispositivo se utilice como primera línea de tratamiento para los hombres que buscan un procedimiento de alargamiento del pene", explica.

De los 21 individuos que participaron en el estudio, cuya media de edad era de 47 años, ocho padecían dismorfia (rechazo de una parte de su cuerpo), doce se habían sometido a una cirugía para corregir la curvatura del pene y el último tenía un pene de menos de 4 centímetros.

De ellos, 16 siguieron este procedimiento durante doce meses y los cinco restantes lo abandonaron antes de tiempo por diversos motivos: dolor y magulladuras en el pene, falta de eficacia, incapacidad para seguir el protocolo y obtención de resultados satisfactorios a los tres meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook