22 de julio de 2008
22.07.2008

Las castañas gallegas cautivan a los rusos

22.07.2008 | 14:32
Imagen del carrito en plena plaza roja

Un carrito que vende castañas gallegas, asadas, al natural o en almíbar, ha cautivado a los moscovitas y a los turistas rusos que visitan diariamente la Plaza Roja y el Kremlin.

 "Las castañas gallegas están de moda. La única diferencia con el resto de Europa es que las vendemos todo el año, incluido el verano, y les echamos sal", señaló a Efe Oleg, representante de la empresa española Marrón Glacé en Rusia.

Todos los días del año, de 12 de la mañana a 10 de la noche, nieve o llueva, el carrito diseñado y patentado especialmente para el mercado ruso, vende castañas en las inmediaciones del Kremlin.

En Moscú nunca ha habido tradición de consumir castañas, por lo que la llegada de los carritos con ruedas fue toda una "novedad" para la ciudad. Marrón Glacé cuenta con nueve carritos en Moscú, aunque el mejor situado es el que sacia el apetito de los visitantes a la céntrica plaza moscovita, flanqueada por el Kremlin, el mausoleo de Lenin, la catedral de San Basilio, el centro comercial GUM y el Museo Histórico.

Por 100 rublos (2,7 euros), el cliente obtiene un paquete con diez castañas asadas, en cuyo reverso se explica el origen del producto. La respuesta de los rusos, muy aficionados a los frutos silvestres, ha sido muy positiva, según José Posada, ejecutivo e hijo del presidente de la empresa, con sede Orense. Las castañas gallegas asadas y generosamente saladas son el aperitivo ideal para disfrutar de una buena cerveza fría, según Oleg, que espera que ese producto se popularice entre los rusos.

El carrito, que dispone de tejado y dos farolas estilo siglo XIX, difiere de la clásica marmita de hojalata que en el pasado utilizaban las viejas castañeras en España y en otros países. No obstante, el funcionamiento es el mismo, las castañas se asan de la misma forma a través de una plancha de acero agujereada y saben casi igual que las de toda la vida. También se venden envases y latas de castañas en almíbar, marrón glacé y otras delicias, aunque éstas se venden principalmente en supermercados y restaurantes.

Posada señaló que las autoridades de Moscú les han concedido el permiso para emplazar carritos por toda la ciudad, lo que incluye zoológicos y parques públicos. La empresa ya cuenta con carritos en ciudades como Krasnodar y Tuapsé, y tiene planes de iniciar operaciones en la antigua capital imperial (San Petersburgo), Sochi (mar Negro) y en Siberia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook