PODOLOGÍA

Recomendaciones de los podólogos para escoger los zapatos para la vuelta al cole

Los especialistas insisten en la importancia de que acertemos con la talla, que sea de piel, con buena sujección (de cordones o velcro), no heredado...

Libros, estuches, rotuladores, gomas, uniformes, mochilas, pero también zapatos. Ya están los niños de vuelta al cole y los padres se sumergirán este fin de semana en las tiendas para ultimar los detalles fiinales. 

Y al sacar lo que quedó del curso pasado, lo más normal es que el calzado que utilizaban para ir a clase esté muy deteriorado o bien que el estirón veraniego haya hecho que zapatillas y zapatos se hayan quedado pequeños. 

Los zapatos son uno de los mayores retos de la vuelta al cole para los padres

Los zapatos son uno de los mayores retos de la vuelta al cole para los padres / Foto de saeed karimi en Unsplash

Antes de lanzarnos a la compra de calzado para los peques, lo mejor es tener claro qué tipo de calzado comprar para cuidar la salud de los miembros inferiores de los niños.

Y es que como señala Jorge Escoto, podólogo y miembro de la junta directiva del Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV):

  • "La vuelta al cole muchas veces es una preocupación más para los padres, puesto que en la mayoría de las ocasiones no saben qué calzado elegir y también puede ser que se estén un poco perdidos sobre cómo se encuentran los pies de sus hijos tras el verano”. 

6 claves para proteger la salud de los pies de los niños en la vuelta al cole

Para aclarar dudas y realizar las mejores elecciones respecto al calzado escolar, los podólogos valencianos recomiendan: 

  • Realizar una visita al podólogo. “Esta época del año es muy importante porque volvemos del verano donde los pies han estado mucho más tiempo descalzos y seguramente caminando por zonas comunes húmedas como piscinas o playas”, señala Escoto. 

Por eso, “es recomendable que antes de encerrar de nuevo los pies se haga una visita rutinaria al podólogo para que valore el estado de los mismos, si pudiera existir algún tipo de lesión, de infección en la piel o en las uñas, patología o alteración biomecánica. Así podremos aplicar la solución más apropiada cuanto antes, puesto que alguna de las alteraciones mencionadas condicionará la elección del calzado escolar o deportivo”, explica el experto. 

El calzado de los niños es fundamental para la vuelta al cole

El calzado de los niños es fundamental para la vuelta al cole / Foto de Bert Ferranco en Unsplash

Mejor calzado de piel... y atentos a la talla

  • Apostar por un calzado de piel. Es cierto que comprar un zapato de piel encarece el precio, pero merece la pena la inversión puesto que este material ayudará a la transpirabilidad del pie y se adaptará a su contorno sin provocar lesiones. 
  • Escoger adecuadamente la talla. Un error muy habitual cuando se compran zapatos a los niños es elegir un número mayor para que aguanten el curso entero. Pues bien, los especialistas señalan que comprando zapatos más grandes se corre el riesgo de que al niño le baile el pie dentro del mismo, aumente su inestabilidad y provoque alguna lesión que se podría haber evitado.  

Así, para saber si el zapato es la talla correcta, cosa que en los más pequeños puede resultar complicado, la pauta a seguir es que en el espacio entre el talón y el zapato podamos meter un dedo de la mano. Esto equivale a que debe existir un margen de entre 1 o 1’5 cm. Con este margen será suficiente, explican desde el ICOPCV. 

  • También debemos asegurarnos de que la plantilla del zapato o zapatilla esté confeccionada con materiales con alta capacidad de amortiguación. Además, debe ser extraíble porque así, si fuera necesario introducir un tratamiento ortopodológico podrá realizarse sin provocar presiones en los pies.
  • El calzado ha de contar con buena sujeción y se recomienda que vaya acordonado o con velcro para que se pueda ajustar al contorno del pie del niño de forma cómoda y controlada. El objetivo es que el pie vaya sujeto, pero sin exceso de presiones.  
  • Evitar utilizar calzado ‘heredado’ de otros niños. Esto es otro de los errores que solemos cometer. “Cada niño tiene su propia forma de pisar y cuando se retira un calzado, aunque no esté muy gastado, puede tener la forma del anterior y que al nuevo niño que lo calce no le vaya del todo bien pudiendo provocarle algún tipo de alteración en su marcha”, advierte el podólogo Jorge Escoto.