Surgen muchos debates entorno a la afirmación de que el desayuno es la comida más importante del día pero lo que sí está claro es que un buen desayuno nos ayudará a afrontar el día con más energía y vitalidad.

Por un buen desayuno nos referimos a aquel que incorpora productos saludables y se aleja de los procesados como las galletas o la bollería. Empezar el día con una alimentación saludable tendrá efectos muy positivos en nuestra salud y nos ayudará a evitar el picar entre horas.

Hay ciertos estudios que han señalado que la primera comida del día nos puede ayudar a adelgazar y esto se debe a que  la carga anticipada de calorías podría ayudar a controlar el azúcar en la sangre y promover la pérdida de peso.

Lo que sí tienen claro los nutricionistas es que existen varios alimentos que pueden ayudarte a decir adiós a esos kilos de más. Aquí te traemos una lista con seis de ellos:

Pomelos

Es rico en vitaminas y nutrientes, excelente fuente de fibra y ácido fólico, sin olvidar los antioxidantes que aumentan la inmunidad. Su consumo ayuda a mantener durante más tiempo esa sensación de saciedad, al tiempo que aporta muchos nutrientes necesarios para el organismo.

Huevos

Se trata de un alimento rico en proteínas, vitaminas y minerales importantes, entre los que podemos encontrar el selenio y la riboflavina. La ventaja de incluirlos en el desayuno es que precisamente por su alto contenido de proteínas, ayudan a reducir el apetito, por lo que sentiremos menos necesidad de ir picando a lo largo de la mañana.

Germen de trigo

Es la parte del grano responsable del desarrollo y crecimiento del brote de la nueva planta. Aunque se elimina de la mayoría de los productos procesados, es un componente nutricional importante del trigo integral. Es rico en vitaminas y minerales, como magnesio, tiamina y selenio. Puede aportar hasta unos 15 gramos de fibra por cada 100 gramos.

Plátanos

Se considera una muy buena opción para incluirla en el desayuno, ya que su sabor dulce lo convierte en un fantástico sustituto de otros alimentos menos saludables. Entre sus ventajas, destacan su alto contenido en fibra, que ayuda a controlar el tránsito intestinal, a mejorar nuestro sistema digestivo y mantener una sensación de saciedad. Además, no contiene excesivas calorías y es rico en almidón.

Café

Desayunar con un buen café puede ser una magnífica ayuda para la pérdida de peso gracias a su alto contenido en cafeína que estimula el metabolismo y la quema de grasa.

Yogur griego natural

La ventaja de estos tipos de yogures es que son una rica fuente de proteínas, lo que aumenta su poder saciante al tiempo que contienen pocos azúcares. Parece demostrado que ingerir en el desayuno un yogur rico en proteínas reduce sensiblemente los niveles de hambre.