Las muelas del juicio son cuatro piezas grandes y fuertes que surgen en la parte posterior de la boca, en la zona de los molares. Se las llama así porque suelen aparecer cuando una persona se encuentra en su etapa adulta, entre los 17 y los 25 años aproximadamente, momento en el que se supone que ya se ha adquirido cierta sabiduría o ‘juicio’ en la vida.

En algunos casos, sin embargo, estas muelas no tienen suficiente espacio para salir completamente o de manera correcta, y eso puede causar dolor y molestias.

La principal función de las muelas del juicio, según explica el Dr. Javier Mareque, especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial de Clínica Corachan, “es ayudar a triturar y moler los alimentos para facilitar la digestión”.

Pero, -explica-, “hoy en día, debido a la evolución de la dieta humana, que ha reducido la necesidad de masticar alimentos duros y fibrosos, estas muelas ya no son tan necesarias como en el pasado. Por ello, cuando no pueden salir correctamente o causan problemas, se recomienda su extracción para prevenir complicaciones dentales como infecciones, caries, dolor y problemas en la alineación de los dientes”.

La decisión de extraer las muelas del juicio dependerá de la evaluación dental por parte de un profesional de la odontología, y de la presencia de síntomas o problemas dentales relacionados con ellas.

Antes de la extracción, el dentista o cirujano dental evaluará la posición y estado de las muelas del juicio mediante radiografías y examen clínico Freepik

Una dentadura completa

Algunas personas no desarrollan ninguna o solo algunas muelas del juicio. Puede influir en ello la genética, el tamaño y la forma de la mandíbula y el espacio disponible en la boca.

En una boca adulta completa y sana, debería haber 32 dientes permanentes, lo que incluye 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares (incluyendo los cuatro del juicio, si han salido).

No obstante, -precisa el especialista de Corachan Dental y Maxilofacial, “en algunos casos pueden faltar piezas dentales debido a causas como la extracción dental o la ausencia congénita. En esos casos, se puede considerar que una boca está completa, si tiene un número suficiente de dientes para una función adecuada de la masticación, el habla y la estética dental”.

Casos más comunes de extracción

Algunas de las razones por las que se puede recomendar la extracción de las muelas del juicio son:

  1. Falta de espacio: Si no hay suficiente espacio en la boca para que las muelas del juicio salgan adecuadamente, pueden quedar impactadas o retenidas debajo de las encías o hueso, lo que puede causar dolor, inflamación e infección.
  2. Problemas de alineación dental: Cuando crecen en ángulo hacia los dientes vecinos, pueden causar problemas en la alineación dental y en la mordida.
  3. Problemas de higiene dental: Cuando son difíciles de limpiar adecuadamente, lo que aumenta el riesgo de caries y enfermedad periodontal.
  4. Infección: cuando están parcialmente cubiertas por encías y pueden ser propensas a infecciones recurrentes.
  5. Dolor: Cuando causar dolor y molestias, especialmente si están inflamadas o infectadas.

El proceso de extracción

La extracción de las muelas del juicio es un procedimiento común y generalmente se realiza en un consultorio dental o en un centro de cirugía ambulatoria. El procedimiento puede variar según el caso, pero generalmente se lleva a cabo de la siguiente manera:

 Preparación:

  • Antes de la extracción, el dentista o cirujano dental evaluará la posición y estado de las muelas del juicio mediante radiografías y examen clínico.
  • Se puede administrar anestesia local para adormecer el área de la extracción y evitar dolor durante el procedimiento.
  • En algunos casos, se puede administrar sedación para ayudar a relajar al paciente durante la extracción.

Extracción:

  • Una vez que el área esté adormecida, el dentista o cirujano dental utilizará herramientas especiales para aflojar la muela del juicio y extraerla cuidadosamente del hueso y las encías.
  • En algunos casos, puede ser necesario hacer una pequeña incisión en las encías para acceder a la muela del juicio.
  • Si la muela del juicio está impactada o retenida, se puede hacer una sección de la muela para facilitar su extracción.

Hay personas que no desarrollan una o todas las muelas del juicio Freepik

Revisiones:

  • Después de la extracción, se colocará una gasa en el espacio vacío para ayudar a detener cualquier sangrado.
  • El paciente puede experimentar algunos síntomas como hinchazón, dolor y molestias en la zona de la extracción, pero estos pueden ser controlados con medicamentos recetados por el dentista o cirujano dental.
  • Es importante seguir las instrucciones del profesional sanitario en cuanto a la dieta, cuidado bucal y actividad física después de la extracción.
  • Es posible que se necesiten visitas de seguimiento para revisar el proceso de curación y asegurarse de que el área cierra y evoluciona adecuadamente.

En general, la extracción de las muelas del juicio es un procedimiento seguro y rutinario, pero como con cualquier procedimiento dental o médico, puede haber riesgos. El Dr. Mareque aconseja “comentar cualquier duda o preocupación con el dentista o cirujano dental antes de la extracción”.