06 de marzo de 2010
06.03.2010

Un cantero fallece al caerle encima un dintel de piedra que colocaba en una casa de Vilaboa

Instalaba la pesada pieza de más de dos metros en una ventana cuando le cayó en la cabeza

06.03.2010 | 07:30
El cuerpo del fallecido cubierto por una sábana y con su casco al lado. // Noé Parga

Accidente laboral mortal en Vilaboa. Un operario de O Porriño, José Manuel González Rodríguez, de 40 años de edad, falleció ayer tras caérsele en la cabeza un enorme dintel de piedra que intentaba colocar en la ventana de una casa unifamiliar en construcción en la parroquia de Acuña.
El accidente se produjo poco antes de las seis de la tarde. Según explicaron fuentes de Protección Civil, esta operario de una empresa de cantería de O Porriño –"Hermanos Chumbas"– se encontraba trabajando junto a otro compañero en las obras de construcción de las paredes de granito de esta vivienda unifamiliar situada a la altura del número 18 del lugar de Acuña. El fallecido estaba por fuera de la vivienda mientras que el segundo operario lo hacía por la parte interior.
En el momento en el que la víctima se encontraba instalando un dintel de una ventana (una piedra de unos dos metros de alto, 40 centímetros de largo y 20 de grosor), este se vino abajo, no lo pudo esquivar, y le golpeó en la cabeza falleciendo prácticamente en el acto. Su compañero aseguró que José Manuel González Rodríguez llevaba puesto el casco pero que de poco sirvió ante el fuerte impacto que recibió.
De inmediato se movilizó hasta el lugar de los hechos a una ambulancia del 061 y en el lugar del siniestro se registraron algunas quejas por la tardanza del vehículo, provocadas por la zona en la que se produjo el accidente, difícil de localizar incluso para los medios de socorro que trabajan habitualmente en la zona. Los servicios sanitarios no pudieron más que certificar el fallecimiento de esta persona.
Hasta el lugar de Acuña también se desplazaron efectivos de la Guardia Civil y el forense del partido judicial de Cangas que procedió en torno a las ocho de la tarde al levantamiento del cadáver.
También se personaron en el lugar de los hechos dos inspectores de Trabajo para investigar las circunstancias en las que se produjo este nuevo accidente laboral con un fallecido. En el lugar de los hechos tomaron declaración al dueño de la empresa de cantería para la que trabajaba el fallecido, así como al otro operario que se encontraba con él en el momento en el que se produjo el siniestro. Ambos se encontraban "destrozados" y muy afectados por la muerte de su compañero, indicaron personas presentes en el lugar de los hechos.
El 31 de julio del pasado año se produjo otro accidente laboral mortal en Vilaboa, al perecer aplastado un obrero que participaba en las obras de construcción del saneamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook