05 de marzo de 2010
05.03.2010

El gobierno local baraja el uso de depuradoras autónomas para sanear áreas alejadas del rural

Se limitaría a núcleos poco poblados cuyo saneamiento tradicional resulta muy caro

05.03.2010 | 01:08

El gobierno local baraja la posibilidad de utilizar minidepuradoras autónomas y localizadas para completar el saneamiento del rural pontevedrés. Esta opción, aún en fase de estudio, sería parecido a la planteada por la Diputación para algún punto de la provincia y se limitaría a aquellas áreas más alejadas de la depuradora de Placeres y en núcleos poco poblados, donde la instalación del saneamiento tradicional sería muy complejo y caro. Así lo admitió ayer el concejal del Rural, José Valcárcel al detallar las obras de alcantarillado que se pretenden incorporar al segundo convenio entre el concello y la Consellería de Medio Ambiente, por diez millones de euros. Trece parroquias son las que figuran en esta relación, que ahora deberá aceptar la Xunta.
La opción de las depuradoras autónomas se estudia para una tercera fase de inversiones, aquella en la que quedarán pendiente precisamente las zonas más alejadas del centro urbano y, sobre todo, de la planta de Placeres, a la que se canalizan todas las aguas residuales del municipio. Valcárcel admite que "cuando más nos alejamos del centro, menos rinde el dinero" y puso el ejemplo de Santa María de Xeve, parroquia para la que se reserva un millón de euros en este segundo convenio, pero sólo atenderá al 25% de la población, mientras que otras parroquias más pobladas y más próximas a la ciudad requieren cifras parecidas para ser cubiertas en su totalidad.
Además de esta apartado, otro obstáculo del saneamiento tradicional es la complejidad técnica y ambiental de las obras, como ocurre en algunas zonas de Xeve y Verducido, donde sería necesario instalar un gran colector por la orilla del Lérez de más de dos kilómetros de longitud para sanear un número de viviendas muy limitado.
En todo caso, el concejal redujo la vía de las minidepuradoras a puntos muy concretos y como opción de futuro, y siempre y cuando se puedan resolver los problemas de mantenimiento que aún arrastran estos equipos autónomos. Por el momento, se mantiene la programación del saneamiento tradicional, con el objetivo de firmar este convenio de diez millones lo antes posible para negociar un tercer acuerdo antes de un año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook