26 de marzo de 2019
26.03.2019
INCENDIOS FORESTALES

Una chispa de un cable de alta tensión, causa "bastante probable" del incendio de Rianxo

► Así lo ha confirmado el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda ► Las llamas ya han calcinado 850 hectáreas desde ayer a las 20.00 horas

26.03.2019 | 10:40

El incendio que desde ayer afecta a los ayuntamientos coruñeses de Dodro y Rianxo ha destruido 850 hectáreas de arbolado y monte bajo y está poniendo en peligro viviendas, por lo que se ha declarado la situación 2. Se han movilizado medios aéreos, concretamente cuatro aviones y siete helicópteros, y también se ha pedido la participación de la Unidad Militar de Emergencias, pero la proximidad de las llamas a las casas -en algunos casos el fuego se ha quedado a escasos cinco metros de las viviendas- ha hecho que los vecinos, que temen otra noche infernal, se hayan sumado a la lucha contra el fuego con sus propios medios.



Además del cerco a las casas, el incendio ya obligaba a evacuar a los alumnos del instituto de Rianxo por precaución pasadas las 13:00h, y los estudiantes de la escuela unitaria de Rañó fueron desalojados, justo cuando el conselleiro de Medio Rural, José González, visitaba la zona en compañía del subdelegado del Gobierno. 



Posibles causas del incendio

Según fuentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, una de las hipótesis que se baraja como causa del incendio es una posible negligencia cuando unas chispas del tendido eléctrico cayeron en una zona recién desbrozada, terreno especialmente propicio para la declaración de un incendio. En esta misma línea, como ha informado Europa Press, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha apuntado a una chispa de un cable de alta tensión como causa "bastante probable" del origen del fuego que se inició en la tarde del lunes en Dodro y que avanzó sin control hasta el municipio vecino de Rianxo, con más de 850 hectáreas arrasadas, según el balance provisional de este martes.

Asimismo, Rueda ha avanzado que los medios aéreos tendrán que dejar de operar con la llegada de la noche, por lo que es "importante controlar lo máximo posible antes de que desaparezca la luz", y se ha mostrado optimista con el avance del fuego, "siempre con mucha prudencia" por el viento, ya que "poco a poco se va estabilizando". Aunque "ninguna" casa resultó afectada, el vicepresidente remarca que es una zona "muy poblada" en la que hubo riesgo al estar el fuego "muy cerca de casas", al tiempo que fue necesario evacuar el instituto de Rianxo y una escuela unitaria por prudencia. "Queremos pensar que lo peor ya pasó", asegura.





El viento, enemigo de los trabajos de extinción

Las llamas, que avanzan sin control con la ayuda del viento del noreste, obligaron a cortar puntualmente la autovía de Barbanza, en la que desde las 11:00 se circula de nuevo, aunque con dificultad. Durante la madrugada, estuvo cerrada una carretera comarcal, que ya está reabierta. Este viento se mantiene en los 30 kilómetros por hora de forma sostenida, con alguna ráfaga que supera los 40 kilómetros por hora.



Desde Meteogalicia explican que, según la previsión, "el viento no va a cambiar" hasta la jornada del miércoles. "Es un viento suficientemente intenso para una situación complicada", ha explicado este portavoz. El miércoles va a haber una "mejoría", con vientos más flojos. Lo "más destacado" en esta situación de incendios, son los más de ocho días sin llover que registra la zona. Así, hay "poca humedad", lo que "favorece" el "combustible" para la zona.

La zona afectada se trata de una extensa superficie dominada por plantaciones de pino, aunque también hay una amplia superficie de eucalipto y otras caracterizadas por la presencia de especies autóctonas , como el roble.

Zonas repobladas en los últimos años

Se da la circunstancia de que buena parte del terreno arrasado por las llamas durante la madrugada, y en lo que va de mañana, había sido repoblado en los últimos años, precisamente para combatir los devastadores efectos de incendios precedentes.


Empujadas por el viento de componente norte, las llamas afectan actualmente a tres parroquias del municipio rianxeiro, como son las de Isorna, Asados y Leiro.

LIC Ulla-Sar

La intensa humareda es visible desde cualquier punto de la ría de Arousa. Los montes afectados por este fuego ya lo fueron en años anteriores y se sitúan en el entorno de la desembocadura del río Ulla y de una zona de alto valor ecológico, como es el Lugar de Interés Comunitario (LIC) Ulla-Sar.




Las llamas se originaron en la parroquia de San Xoán de Laíño (Concello de Dodro) pasadas las ocho de la tarde de ayer. Con ayuda del viento se extendieron rápidamente, alcanzando de inmediato el municipio vecino de Rianxo.



Laíño, Bexo, Burés y Somoza fueron los primeros lugares afectados, apreciándose que estaban activos diferentes focos a la vez que hacían sospechar que el fuego había sido intencionado.

Afectada la autovía

Las llamas cruzaron sin dificultad la carretera AC-305, es decir, el viejo vial comarcal que une Padrón con Ribeira. En cuestión de horas alcanzaron y superaron la autovía de Barbanza (AG-11) en el tramo comprendido entre el nudo de enlace que da acceso a Catoira y el de Rianxo.

De este modo superaban los montes de la parroquia rianxeira de Asados y avanzaban hacia la de Isorna, aproximándose a la desembocadura del Ulla.

Es en ese entorno donde se centran actualmente los trabajos para tratar de controlar unas llamas que, según indican en la Policía Local de Rianxo, no han causado daños personales y, de momento, no afectaron a ninguna vivienda.

La Consellería de Medio Rural explica que en las labores de extinción trabajan doce de sus agentes, nueve brigadas, seis motobombas y dos palas excavadoras que se ocupan de abrir cortafuegos. Desde esta mañana se han movilizado también medios aéreos, con varios helicópteros y dos aviones. Hay que añadir la presencia de efectivos de la Policía Local de Rianxo y grupo de Emergencias y Protección Civil tanto de esta localidad arousana como desplazados desde otros municipios cercanos.

Grandes incendios en Galicia

El fuego de Rianxo se ha convertido en el primer gran incendio en Galicia de 2019, pero la comunidad cuenta con una desgraciada experiencia en este sentido. El 2017 fue el año con más grandes fuego de la última década, según recoge el anuario estadístico publicado a finales de 2018 por el Ministerio del Interior. En total, España registró 56 incendios por encima de esa superficie calcinada, casi un 190% más que los contabilizados el ejercicio anterior, de los que 23 se produjeron en la comunidad gallega -11 en la provincia de Ourense, 9 en la de Pontevedra y 3 en la de Lugo-.

Seis de ellos ocurrieron fuera de la época de máximo riesgos estival (del 15 de junio al 31 de octubre), como ha ocurrido con este de Rianxo. Interior también destaca que la mayoría de ellos se produjeron de manera simultánea. Los periodos de mayor concentración de fuegos fueron del 19 al 20 de abril; del 24 de junio al 3 de julio; del 27 de julio al 7 de agosto; del 24 al 26 de agosto; del 8 al 9 de septiembre y, finalmente, el más largo de todos y que en Galicia devoró casi 50.000 hectáreas: del 9 del 16 de octubre.

De los 56 grandes incendios forestales, el de mayor dimensiones ocurrió en la localidad leonesa de Encinedo en agosto (más de 9.800 hectáreas). Las llamas que el 15 de octubre asolaron Ponteareas (Pontevedra) dejaron la segunda mayor superficie arrasada por un fuego el año pasado: casi 8.900 hectáreas. En la lista también destacan los incendios en los municipios ourensanos de Melón, con casi 6.000 hectáreas calcinadas; y Lobios, con más de 3.400. En As Neves, un fuego devoró más e 2.800 hectáreas, y en A Gudiña, 1.809. Todos en la oleada del mes de octubre.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia