08 de enero de 2019
08.01.2019

Un problema que se detecta en toda la ría arousana

08.01.2019 | 02:21
Una batea de control del marisqueo en la ría. // Noé Parga

Os Lombos do Ulla y algunos de los bancos marisqueros de la cofradía de Cabo de Cruz, junto con otros en A Pobra y Rianxo, pueden diferenciarse como los más conflictivos de la ría. Barraña, el río Coroño, Carragueiros, Ladeira do Chazo, Mañóns y A Torre son solo algunos de los lugares donde los furtivos actúan con más intensidad y donde, en ocasiones, se emplean con más dureza contra los guardapescas, siendo muchos los conflictos verbales y físicos que se registran durante todo el año. Pero en realidad el furtivismo es un problema que salpica a toda la ría, como se constata en O Sarrido, la ensenada de A Toxa, O Bao o Castelete, sobre todo en lo que se refiere al marisqueo. Aunque como se indicó en otras ocasiones también afecta a la pesca, de ahí que además de controlar los bancos productivos los guardapescas deban vigilar el manejo de todo tipo de aparejos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia