01 de marzo de 2018
01.03.2018

Quesos rellenos de cocaína viajaban desde A Illa hasta Huesca a través de mensajería

La "Operación Esquí" se salda con dos investigados como presuntos responsables de su distribución y venta -Uno de ellos es el isleño al que la Policía Nacional registró su casa

01.03.2018 | 03:27

Droga escondida en quesos y en otros productos alimentarios. Ese es el método que, según ha descubierto la Policía Nacional, utilizaba el vecino de A Illa T.C.L., de 37 años de edad, para enviar cocaína a la ciudad aragonesa de Benasque, conocida por su proximidad a varias estaciones de esquí. De hecho, así se bautizó la operación por la que fue detenido el isleño el pasado 21 de febrero en un inmueble de su propiedad situado en la avenida de A Ponte.

La investigación, desarrollada en colaboración por los agentes de Tráfico Medio de Pontevedra y Huesca, se da por finalizada. Comenzó hace ya algunos meses y tuvo su origen en una serie de envíos de paquetería supuestamente realizados por T.C.L. desde A Illa, siendo su destinatario otro hombre con vinculaciones familiares en la comarca de O Salnés, aunque con domicilio en la localidad oscense.

Los agentes tuvieron conocimiento de estos envíos y de que, en ellos, podrían ocultarse sustancias estupefacientes para su posterior distribución. Es por ello que efectuaron una inspección del contenido del último envío poco después de que el remitente lo hubiese dejado en una oficina de una empresa de paquetería situada en Vilagarcía de Arousa.

Camuflada

Los investigadores comprobaron que la droga se encontraba perfectamente camuflada en el interior de tres quesos, donde se ocultaban otros tantos paquetes de droga que contenían cocaína. La cantidad excedía los 200 gramos de esa sustancia que, presumiblemente, estaba destinada a distribuirse en la zona del Pirineo aragonés.

Tras esas comprobaciones, en la mañana del pasado 21 de febrero, los agentes de Tráfico Medio de la Policía Nacional decidieron lanzar la operación, y se presentaron en la vivienda que T.C.L. posee en la avenida de A Ponte.

Allí procedieron a un registro minucioso del piso en el que reside el isleño, así como de varios vehículos y el garaje del edificio, antes de trasladar a T.C.L. a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Pontevedra en uno de los coches camuflados con los que llegaron al municipio.

El registro no pasó desapercibido en A Illa, ya que un buen número de vecinos se percataron de la presencia de un coche de la Policía Nacional, con agentes de la Comisaría de Vilagarcía, a las puertas del inmueble.

Colaboración

Para el desarrollo de la operación, los agentes del grupo de Tráfico Medio de estupefacientes de Pontevedra contaron con la colaboración de agentes del grupo de estupefacientes de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Huesca, quienes fueron los encargados de proceder a la detención en Benasque del receptor del envío así como a la incautación de la cocaína remitida, supuestamente, por el isleño. Esa detención se habría acometido unos días antes de que los agentes acudiesen a realizar el registro en la vivienda de T.C.L. el pasado 21 de febrero.

Los dos investigados carecían de antecedentes policiales y se sospecha que se conocen desde hace años, por haber cursado estudios en el mismo centro durante una etapa de sus vidas.

El isleño fue puesto a disposición judicial el pasado 22 de febrero, tomándole declaración ante la titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Vilagarcía, que decretó su libertad, aunque con medidas cautelares. Entre ellas, la retirada del pasaporte y la prohibición de salir del territorio nacional, además de mantenerse como investigado en la causa abierta contra él y su presunto contacto en Benasque. El isleño es un empresario muy conocido en el municipio isleño, por haber regentado varios establecimientos hosteleros en los últimos años

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores