La Escuela Naval urbanizará su “Puerta de Lameiriña” y ampliará el monumental cierre metálico

Esta acceso, poco utilizado, se localiza en la Rúa do Forte, ahora en obras por parte del Concello para crear una senda peatonal

La zona de la “Puerta de Lameiriña” en el interior de la Escuela.

La zona de la “Puerta de Lameiriña” en el interior de la Escuela. / FdV

Desde hace unas semanas, el Concello de Marín trabaja en la urbanización de la Rúa do Forte con el fin de mejorar su aspecto y, sobre todo, habilitar una senda peatonal que contribuya a enlazar la plaza de España con la zona de playas. La actuación, que incluye la eliminación de un carril de tráfico, discurre en paralelo al monumental cierre de hierro de la Escuela Naval. Curiosamente, este centro castrense ha puesto en marcha una actuación que podría ser complementaria de la municipal: La reurbanización del entorno de la “Puerta de Lameiriña”, situada en la misma Rúa do Forte.

La actuación ya ha sido adjudicada por unos 115.000 euros y en la documentación de la obra se apunta que la denominada “Puerta de Lameiriña” es un acceso al recinto de la Escuela Naval desde la vía pública, “utilizada como tal únicamente en determinados casos especiales. Se sitúa entre dos edificios singulares (Gimnasio, Piscina y Patio de Aulas) y a escasa distancia de ella se encuentra la antigua puerta de acceso al Polígono de Tiro Naval Janer, instalación militar predecesora de la actual Escuela Naval”.

Se añade que “tanto la puerta como el cerramiento perimetral al que pertenece se encuentran en mal estado. Existen numerosas grietas en el muro de bloques de hormigón, y la puerta presenta corrosión abundante en varias zonas. Adicionalmente, tanto la puerta como el muro son ciegos, e impiden la visión de la antigua puerta del Polígono de Tiro (construida en piedra y de carácter monumental) desde la vía pública”.

Por ello, con esta obra “se pretende conseguir la regeneración de este espacio, renovando tanto el cierre como la puerta y haciendo que éstos se integren en el estilo que mantiene el cierre principal de la Escuela Naval desde la zona del puerto comercial y la puerta de Carlos I hasta ese punto. Estos nuevos cerramientos serán a base de enrejados metálicos y columnas de piedra, análogos a los existentes haciendo visible la puerta monumental desde la acera exterior. Se prestará atención también al pavimento de la entrada, eliminando tramos de pavimentos antiguos en tierra y adoquín de hormigón, y colocando un nuevo pavimento de adoquín granítico que enlace esta puerta con la subida hacia la puerta monumental, generando así un conjunto homogéneo tanto en lo visual como en lo funcional”.

La Escuela Naval cree que “la reparación del entorno de la puerta mejorará notablemente la circulación de vehículos en esta zona del centro militar evitando los riesgos actuales debidos a su mal estado, sin menoscabar en ningún caso la seguridad del recinto”. El muro actual, de bloques, “será demolido en su totalidad, incluyendo la apertura de una zanja en su base para acomodar una nueva zapata. Se sustituirá este cierre por una prolongación del ya existente”, insiste la academia de la Armada.