Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una de cada cuatro donaciones de órganos en el CHOP se pierde por la negativa familiar

La Oficina de Coordinación de Trasplantes del área sanitaria gestionó durante 2022 la donación de 18 órganos y 12 tejidos de ocho fallecidos, un 50% más que el año anterior

José Luis Martínez Melgar y José Flores, ayer en rueda de prensa en el Hospital Montecelo. // RAFA VÁZQUEZ

La negativa familiar a la donación de órganos sigue siendo el gran caballo de batalla de la Oficina de Coordinación de Trasplantes -OCT- del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. Durante 2022, este equipo de profesionales gestionó la donación de un total de 18 órganos y 12 tejidos registrados en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, un 50% más que el año anterior, cuando habían sido 11 órganos y 9 tejidos.

Los datos fueron presentados ayer por el doctor José Luis Martínez Melgar, coordinador de este departamento en el área sanitaria, que estuvo acompañado por el gerente, José Flores.

En este balance, en el que cada donación supone un éxito, destacan los datos referidos a la negativa familiar, ya que en los 15 casos de muerte encefálica registrados en Pontevedra y O Salnés que permitirían la extracción de órganos, solo se pudo llevar a cabo esta en ocho de los fallecidos. En otros cuatro el deseo de los familiares fue contrario a esta práctica que salva otras vidas, llegando a darse en algún momento la situación de que ni siquiera acudieron a la entrevista informativa habitual con los profesionales sanitarios. Las negativas supusieron un 26% del total de casos potenciales, 15, o lo que es lo mismo, uno de cada cuatro que no salieron adelante.

“La negativa familiar se mantiene cada año, con pequeños altibajos. Depende, sigo pensando, de forma personal, que influye mucho la edad del donante. Cuando nos enfrentamos a una entrevista familiar desde la Oficina de Coordinación, si el paciente tiene menos de 65 años sabemos que va a ser un sí”, aseguró Martínez Melgar, que reconoció que antes de cada uno de estos encuentros el equipo se reúne para plantearse qué tipo de familia es y “consideramos necesario que el coordinador desde el primer momento tenga cierto vínculo con esa familia, si es posible, porque en función de eso podemos saber hacia dónde va a ir la decisión”.

En este sentido, apuntó que “no es lo mismo un varón o una mujer viudos, donde quienes toman la decisión son los hijos, que si está su pareja y quien decide es esta e incluso no viene a la entrevista, con lo cual ya no es posible revertir esa negativa”.

“A veces es un no rotundo por parte de la familia sin una causa clara; es el no por el no”, añade.

Los riñones, los que más: 16

El pasado año 2022 la Oficina de Coordinación de Trasplantes del área sanitaria generó, en concreto, las donaciones de 16 riñones, 12 córneas, dos hígados y un tejido ósteotendinoso.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que, en función de la edad y del sexo, el perfil de los donantes es diverso. En este sentido, el balance anual revela que un 26% eran menores de 65 años, otro 37 % registraba edades comprendidas entre los 65 y 74 años, mientras que el 37% restante era mayor de los 75 años.

Asimismo, de los ocho donantes reales que asumió la Oficina de Coordinación de Trasplantes en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra el pasado año, cuatro eran varones y cuatro eran mujeres.

La edad del paciente que fallecer sigue siendo el factor determinante a la hora de llevar a cabo la extracción de los órganos. De ahí que, teniendo en cuenta el perfil de donante real que se registró en 2022, el área sanitaria generó más donaciones de órganos abdominales, como bien pueden ser los riñones y el hígado, y también un número importante de córneas.

Dada la edad de los donantes, se registran en menor cantidad las extracciones de los órganos torácicos, que en algunos casos -dos ocasiones- se desestiman por contraindicaciones médicas.

Otro dato destacable del balance de este pasado año fueron los siete donantes potenciales del área sanitaria que no pudieron constatarse como donantes reales por presentar la citadas negativas familiares -en cuatro ocasiones- o por anomalía vascular otro de ellos.

Tras la realización de un estudio idóneo, caso por caso, la Oficina de Coordinación de Trasplantes actúa como enlace con la Organización Nacional de Trasplantes e inicia los procedimientos necesarios para coordinar a todos y cada uno de los servicios del hospital que intervienen en el proceso de extracción.

Un complejo hospitalario donde, por ahora, solo se hace implante de córneas

Hay que recordar que el Complexo Hospitalario de Pontevedra solamente trabaja como extractor de órganos, ya que los trasplantes de órganos sólidos en Galicia se llevan a cabo en el CHUAC (A Coruña) y el CHUS (Santiago). Sí se realizan en el Hospital Montecelo los implantes de córneas. “Con respecto a los nueve hospitales, y teniendo en cuenta que Coruña y Santiago juegan en otra liga, como suelo decir yo, nosotros estaríamos en una liga intermedia, porque Ourense y Lugo tienen servicio de Neurocirugía. Nos hemos mantenido a la par que ellos”, celebra José Luis Martínez Melgar. “Son cifras acordes al área sanitaria en la que nos movemos y a las posibilidades que tenemos”. La Oficina de Coordinación de Trasplantes de Pontevedra y O Salnés es el departamento encargado de detectar aquellos posibles casos de pacientes cuya evolución clínica es susceptible de derivar en una muerte cerebral, circunstancia que los postularía como candidatos a efectuar una donación.

Esperanza de que las cifras mejoren con el espacio unificado del Gran Montecelo

Desde la Oficina de Coordinación de Trasplantes del área sanitaria se confía en que el futuro Gran Montecelo contribuya a mejorar las cifras en esta práctica médica. Tal y como indica el coordinador, el hecho de que los potenciales donantes se encuentren en un único edificio, y no como a ahora, repartidos entre Montecelo y el Hospital Provincial, favorecerá la comunicación con las familias para que las donaciones se materialicen. De hecho, la importancia de la existencia de un protocolo con el servicio de Urgencias ha permitido en los últimos años evitar la pérdida de un 15% de potenciales donantes en el área. El equipo de profesionales que trabajan en esta área es multidisciplinar y está formado por más de veinte especialistas de diferentes servicios. La Oficina de Coordinación de Trasplantes está integrada por tres facultativos y dos profesionales de Enfermería, con los que colaboran estrechamente personal auxiliar, celadores y efectivos de Anestesiología y Reanimación, Cirugía, Neurología, Neurofisiología, Oftalmología, Radiología, Análisis Clínicos, Microbiología, así como personal de la UCI.

Compartir el artículo

stats