Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil golpea el tráfico de almeja portuguesa ilegal

Dos grandes operativos permitieron en 2021 evitar la introducción de 30 toneladas de moluscos extraídos en zonas prohibidas del Tajo

Palés de almeja incautada en una de estas operaciones en Portugal con destino a España. | // FDV

La entrada de marisco foráneo de manera ilegal en la provincia y en España desde Portugal es otra de las amenazadas para el sector. El pasado año, la Guardia Civil golpeó fuertemente a las tramas que, de manera organizada, llegaban a introducir ingentes cantidades de marisco, sobre todo almeja pero también otros productos, procedente de Portugal. Lo hacían, además, de zonas en las que su extracción está prohibida por estar cerradas debido a la contaminación, sin pasar los controles sanitarios pertinentes para ser sometidas a depuración aquí en Pontevedra o Galicia, antes de ponerse en el mercado.

Dentro de estos grandes golpes a la introducción de marisco foráneo en Pontevedra, el Ministerio del Interior destaca en su memoria anual de 2021 dos grandes operativos. Son las operaciones “Tagus Clam” y la “Valvia”.

De esta última, se cumple estos días un año desde el inicio de la investigación, que culminó en noviembre pasado. La Operación “Valvia” fue impulsada por Europol a través de una “Operational Task Force”, o lo que es lo mismo, la creación de equipos policiales multidisciplinares integrados por cuerpos policiales de los distintos países afectados. En España fue el Seprona de la Guardia Civil quien se encargó del asunto que despertó el interés al más alto nivel de las autoridades lusas, españolas y europeas tras detectarse que “comúnmente” se estaba empleado el transporte por carretera para el transporte de productos marisqueros que tenían su origen “en las costas y deltas de los principales ríos de Portugal sin cumplir con las medidas de limpieza y depuración que marca la normativa”.

Una treintena de detenidos

Tal y como destacan desde el Ministerio, esta situación implicaba un grave riesgo para la salud de los consumidores finales de este tipo de alimentos “al presentar, algunos de ellos, bacterias y virus como de la hepatitis o norovirus, altamente patógenos”, destacando la importancia de la trazabilidad en todos estos productos.

Unas 30 personas y empresas están siendo investigadas gracias a estas operaciones internacionales

decoration

En la “Operación Valvia” se desarticularon una serie de organizaciones asentadas en distintos puntos de España, entre ellos Pontevedra, que además complementaban su actividad delictiva con la falsificación de documentos acreditativos del origen de estos moluscos, para ocultar así su verdadera procedencia, que en muchos de los casos era el estuario del Tajo, que tiene muchos tramos en los que está prohibido mariscar por la alta contaminación de sus aguas. Finalmente, con el apoyo de las autoridades portuguesas y la GNR se lograron intervenir 15.520 kilos de productos pesqueros, sobre todo almeja japónica, pero también coquina o berberecho. Se detuvo o investigó a 15 personas y se realizaron 25 inspecciones en depuradoras de moluscos de toda España, con 39 infracciones administrativas reportadas.

La segunda de las operaciones destacadas fue la “Tagus Clam”. A caballo entre Pontevedra y Vizcaya, este operativo tuvo la participación de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA), el máximo organismo de coordinación de la Guardia Civil en este aspecto y se desarrolló entre enero y mayo de 2021. Se saldó con 15 detenidos o investigados, 8 personas físicas y 7 sociedades mercantiles.

Entre los efectos recuperados destaca también la intervención de 15 toneladas de almeja japónica valorada en unos 360.000 euros, además de 25 vehículos, 12 embarcaciones y 120.000 euros.

Además de las 15 toneladas de almeja japónica valorada en unos 360.000 euros, se incautaron 25 vehículos, 12 embarcaciones y 120.000 euros

decoration

De nuevo bajo la coordinación de Europol y Eurojust, la Guardia Civil y la GNR portuguesa desarticularon una red que estaba asentada en la zona de Lisboa y Setúbal y que comercializaba grandes cantidades de molusco bivalvos vivos mariscados ilegalmente de nuevo en el estuario del Tajo, pese a la prohibición existente por la alta contaminación de estas zonas.

El modus operandi era similar. Para su transporte se utilizaban documentos de origen falsificados que contenían distinto origen geográfico del real, así como la supuesta depuración en instalaciones situadas en territorio español. Los responsables de estas instalaciones participaban de este entramado delictivo adquiriendo la mercancía a muy bajo coste y blanqueando su origen y depuración para su posterior comercialización en Pontevedra y Vizcaya, así como en otros países de la UE. De nuevo, se pone de manifiesto el riesgo para la salud que supone la introducción en el mercado de productos con alto riesgo de presencia de contaminantes y toxinas debido a la inexistencia de una trazabilidad.

Los responsables de uno de estos entramados delictivos adquirían la mercancía a muy bajo coste en Portugal, extraídas de zonas contaminadas, y blanqueaban su origen y depuración para su posterior comercialización en Pontevedra y Vizcaya

decoration

La Guardia Civil destaca esta operación como una de las “más destacadas” en esta materia en colaboración entre España y Portugal, asentando las bases para posteriores operaciones conjuntas como la “Valvia”. Además, este año ya se han realizado grandes incautaciones por parte de la GNR como diez toneladas de almeja en Valença do Miño que tenían también como destino la provincia.

Controles aleatorios

A todo ello hay que sumar las incautaciones que se realizan en el marco de operativos de menor porte o en controles aleatorios que realiza la Guardia Civil en las vías de comunicación entre ambos países para intentar frenar este tipo de tráfico ilícito de moluscos que, además de ser un riesgo para la salud, también daña al propio sector marisquero local.

Compartir el artículo

stats