Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El termómetro se dispara a máximos para la primavera en Pontevedra: vuelve la playa pero también los incendios

Pontevedra alcanzó ayer los 34,6 grados, cerca del récord absoluto del mes de mayo que se registró en 2006 -Un fuego arrasó 1.600 metros de monte en A Caeira

Los bomberos forestales y la Policía Local ayer en el incendio de A Caeira. | // POLICÍA LOCAL DE POIO

Pontevedra rebasó ayer por primera vez en todo el 2022 los 30 grados de temperatura. Lo hizo acercándose a registros de récord en cuanto a calor para el mes de mayo, con una temperatura máxima registrada en la estación de Campolongo de 34,4 grados. La de Lourizán, menos enclaustrada y cerca del mar, bajaba hasta los 33,7 grados.

Se trata de temperaturas muy calurosas para esta época del año, en comparación con los registros de otros ejercicios que computa MeteoGalicia. Fue también un 27 de mayo, como ayer, pero de 2006, cuando se registró el día más caluroso de la historia en este mes primaveral con los termómetros en Lourizán llegando a los 35,0 grados, muy cerca de los 34,4 de ayer aunque en Campolongo. La temperatura máxima absoluta, por ejemplo, el pasado año, se situó tan solo en los 25 grados del día 30 de mayo.

El 27 de mayo de 2006 se produjo el día más caluroso de la historia para un mes de mayo en Pontevedra, 35 grados, cerca de los 34,4 de ayer

decoration

En Sanxenxo también llegaron a los 33,4 grados. De esta forma, Pontevedra fue ayer una sartén de Galicia, con unas temperaturas máximas solo superadas por Soutomaior (34,7 grados) o Ourense capital con más de 35 grados.

La previsión es que el calor continúe en la jornada de hoy, con temperaturas que en Pontevedra sobrepasarán también los treinta grados. De hecho, se vaticina que el termómetro pueda llegar a los 32 grados en la ciudad del Lérez, de nuevo entre los registros más altos después de la ciudad de Ourense.

Ayer ya fueron muchos quienes mitigaron este asfixiante calor con una jornada de playa y se prevé que todavía sean muchos más hoy, con la llegada del fin de semana.

Con el calor los bañistas toman las playas de la comara. | // G. SANTOS

Por desgracia, con la subida de las temperaturas también aparecen otras estampas para nada deseadas, como son los incendios forestales.

Ayer se produjo uno de pequeñas dimensiones en A Caeira, en Poio, en cuya extinción participaron efectivos de Protección Civil, dos brigadas de la Xunta y colaboraron la Policía Local de Poio y la Policía Autonómica.

Finalmente, la extensión arrasada por el fuego no fue muy elevada, se calcula que algo más de 1.600 metros de eucaliptal, pero la columna de humo fue muy visible desde la ciudad de Pontevedra, por lo que llamó la atención de numerosos ciudadanos. Con el tiempo seco y el calor es necesario prevenir para evitar nuevos fuegos.

Compartir el artículo

stats