Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenan a una mujer y a su pareja por secuestrar a su padre dependiente y llevárselo a Portugal

Fue trasladado al país vecino contra su voluntad y la de su esposa | Aceptaron dos años de prisión

Audiencia Provincial. | // FARO

Una pareja aceptó ayer una pena de dos años de prisión como autores de un delito de detención ilegal por el secuestro del padre de la acusada, a quien se llevaron contra la voluntad de este y de la madre de la procesada, del domicilio familiar en el que residían.

Los hechos ocurrieron en Tui en 2019 y estaba previsto que ayer fuesen juzgados en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra. Sin embargo, no fue necesario celebrar la vista ya que el caso se resolvió mediante un acuerdo de conformidad entre las partes tras reconocer ambos acusados los hechos.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, la víctima fue un hombre que en el momento de los hechos tenía 84 años de edad. Justo una década antes, en 2009, esta persona había sufrido un ictus que le dejó graves secuelas en cuanto a su movilidad, de tal forma que requería el uso de una silla de ruedas.

Pese a ello, el hombre no estaba incapacitado, dado que conservaba sus facultades mentales, y convivía en el domicilio familiar con su esposa que era su guardadora, “realizando sus cuidados de manera correcta conforme señalan los informes del Sergas como consecuencia de las visitas realizadas al domicilio de los facultativos”.

Ambos tenían una hija, la acusada, que desde 2019 vivía en el domicilio de sus padres junto a la pareja de ella y también acusado por la Fiscalía.

La Audiencia suspendió la pena de prisión a ambos, a los que aplicó un atenuante de alteración psíquica, a cambio de que se alejen de la madre de la acusada y que se sometan a tratamiento

decoration

Los dos, hija y “yerno” de la víctima, el 6 de octubre de 2019, “de común acuerdo y con ánimo de menoscabar la libertad” del padre de la acusada, “sin recabar su consentimiento y por tanto contra su voluntad y contra la voluntad y expresa oposición” de su esposa y madre de la acusada, “cogieron en brazos” a este octogenario, lo levantaron de la cama y se lo llevaron en coche a Portugal, en donde lo retuvieron en un domicilio en Gafanha da Nacere, Pelas, hasta su fallecimiento el 27 de octubre de ese mismo mes.

Ambos acusados reconocieron ayer los hechos. Esta confesión, así como la apreciación de una atenuante de alteración psíquica, al actuar con sus facultades mentales mermadas, les permitió rebajar la condena de seis y cinco años a la que se enfrentaban inicialmente por sendas penas de dos años de prisión.

Suspensión de la pena

Penas de prisión que la Audiencia Provincial suspendió después de que ella haya ya abonado parte de la responsabilidad civil. La suspensión de la pena queda supeditada a que completen el pago de esta responsabilidad civil a la esposa de la víctima, a que cumplan la orden de alejamiento impuesta hacia la madre de la acusada y a que se sometan a tratamiento.

Compartir el artículo

stats