La parroquia de Ardán verá solucionado uno de los grandes problemas de su red de saneamiento gracias a la clausura de la depuradora y la puesta en servicio del nuevo colector, que ha supuesto una inversión de unos 180.000 euros con cargo al remanente de tesorería municipal.

La alcaldesa, María Ramallo, y el concejal de Medio Rural, Pablo Novas, acudieron ayer al lugar, acompañados de los representantes vecinales, para comprobar el funcionamiento de esta nueva instalación, que mejorará el saneamiento de Pastoriza, conectando su nuevo colector con Picotes.

La puesta en marcha de esta infraestructura incluyó una reunión con los vecinos, con los que se acordó clausurar la depuradora la zona por su ineficacia, confirmada en reiteradas ocasiones por informes técnicos. En ese momento, se decidió instalar una nueva canalización, con la que dar este servicio a los vecinos de Ardán.

La alcaldesa explicó que “proyectos como este son fundamentales para nuestro rural, que está tan poblado y debe tener en las mismas condiciones que el casco urbano los servicios esenciales”.

Novas también destacó la necesidad de actuar en este caso, “ya que los vecinos de Pastoriza nos trasladan de forma recurrente esta demanda porque la antigua depuradora daba problemas con demasiada frecuencia y eso complicaba mucho la calidad de vida y la habitabilidad”.

Por su parte, la Xunta licitó ayer las obras de saneamiento en el entorno del río Lameira, en Marín, que supondrán una inversión de más de 3,3 millones de euros. Así lo indicó la conselleira de Infraestruturas en funciones, Ethel Vázquez, en la reunión informativa que mantuvo con la Asociación de Constructores de Pontevedra, donde detalló la contratación de esta actuación

El objetivo es mejorar la red de saneamiento en la zona del río Lameira, renovando el colector de 1.600 metros de longitud, desde su origen en la carretera PO-313, en Coirados, hasta el puente Zapal, en el casco urbano, de donde parte el río canalizado hasta su desembocadura. La obra incluye la mejora de la estación de bombeo del río, que presenta deficiencias hidráulicas, que provocan frecuentes vertidos al medio.