Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pisos de uso turístico en la ciudad ya duplican a los disponibles para alquilar

La oferta de arrendamientos en Pontevedra ronda las 140 viviendas, mientras que las de uso turístico alcanzan las 299 | La comarca acumula más del 20% del total de Galicia

Edificio de pisos turísticos en O Gorgullón GUSTAVO SANTOS

Encontrar un piso para alquilar en Pontevedra es cada vez más complicado. La ciudad es la segunda de las siete grandes gallegas con menos oferta de pisos para arrendar, con aproximadamente 140 viviendas, solo superada por Lugo, que cuenta con alrededor de 120, según los datos facilitados por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein). Así, el número de pisos de uso turístico en la Boa Vila es ya más del doble. Según el Registro de Empresas y Actividades Turísticas de Galicia (REAT), en Pontevedra hay actualmente un total de 299 viviendas de este tipo y las previsiones indican que la cifra seguirá aumentando en los próximos meses.

Esta situación está provocando que los precios del alquiler en la ciudad sean cada vez más caros al haber mucha más demanda que oferta. El presidente de Fegein, Benito Iglesias, recalca que “cuanta menos oferta haya, más suben los precios. Actualmente hay muchas menos viviendas en alquiler y más caras”. Según los datos que maneja la Federación, el precio del alquiler en Pontevedra en el pasado mes de marzo alcanzó los 6,8 euros el metro cuadrado, ligeramente por debajo de la media autonómica, que está en los 7 euros/m2. En cuanto a precios, la Boa Vila se sitúa justo en el medio del ránking de las siete grandes ciudades gallegas. La más cara es Vigo, con 9 euros/m2, seguida de A Coruña, con 8 euros/m2, y Santiago, con 7,2 euros/m2. En la cuarta posición estaría Pontevedra, seguida de Lugo, con 5,8 euros/m2; Ourense, con 5,6 euros/m2, y Ferrol, la más barata con 5 euros/m2.

Iglesias señala que hay múltiples factores que alimentan de forma directa esta tendencia a que la diferencia entre la oferta de pisos para alquilar y de uso turístico sea cada vez mayor. Por ejemplo, apunta que Pontevedra tiene el hándicap de estar cerca del mar, lo que hace que las viviendas de uso turístico tengan más recorrido en detrimento de los arrendamientos tradicionales. “En los últimos tres o cuatro años la oferta de pisos para alquilar se está viendo notablemente reducida”, lamenta, señalando también que “la rentabilidad en la vivienda vacacional es muy superior a la tradicional –8,2% frente a un 5%–” y permite al propietario, por ejemplo, habitar el piso entre semana y alquilarlo el fin de semana o solo en las épocas que le interese.

También apunta a la nueva ley de vivienda como uno de los principales motivos para este gran desequilibrio. Cita la “inseguridad jurídica, la prohibición transitoria de repercusión del IPC en la renovación de contratos de alquiler, una ley de vivienda intervencionista, el aviso de penalización a las propiedades vacías o la limitación de precios” y explica que “los propietarios se pasan al alquiler de temporada porque es un segmento que no se contempla en la ley de vivienda aprobada recientemente porque está sujeto a la Ley de Arrendamientos y, en un alto porcentaje, a la vivienda vacacional registrada como tal desde mayo del pasado año 2017 en nuestra comunidad autónoma”.

“Menos oferta, más demanda y todo ello con mucha incertidumbre e inseguridad jurídica para los propietarios, y más caro para los futuros inquilinos. Así se puede sintetizar el escenario para los próximos meses en el mercado de la vivienda en alquiler”, destaca.

Benito Iglesias pone especial énfasis en observar el crecimiento “espectacular” de las viviendas vacacionales en Galicia, que ganan protagonismo. “En estos momentos, superan las 14.000 viviendas en toda Galicia, cuadruplicado la oferta de vivienda en alquiler, que no pasa de 3.300”, anota.

Según los datos del REAT, actualmente hay un total de 14.511 viviendas de uso turístico en Galicia, de las cuales 3.153 están en la comarca de Pontevedra, lo que supone más de un 20% (exactamente un 21,73%).

De estas, el 70% se encuentran en el concello de Sanxenxo, que cuenta con un total de 2.208 pisos de uso turístico. El segundo municipio de la comarca con más viviendas de este tipo es Poio, que cuenta con un total de 325, una cifra significativamente inferior. Pontevedra se situaría en el top3, con 299 viviendas vacacionales. Por encima del centenar, en cuarta posición, está Marín (114). También cuentan con pisos de este tipo en Caldas (72), Vilaboa (27), Cerdedo-Cotobade (24), Ponte Caldelas (18), A Lama (15), Barro (12), Cuntis (12), Portas (11), Moraña (10) y Campo Lameiro (6).

Las previsiones de ocupación para este verano en este tipo de alojamientos es de en torno a un 90%. En base a los estudios realizados por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias, el coste de la reserva por una quincena está entre 1.000 y 2.000 euros y el del mes entero, entre 1.800 y 3.000 euros.

El presidente de Fegein apunta que las administraciones locales tienen la protestad de limitar los pisos turísticos a bajos y primeras plantas, pero se trata de un procedimiento legal farragoso: siempre tendrían que contar con la autorización de la administración autonómica.

Compartir el artículo

stats