Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las murgas meten prisa al Concello con el Entroido

Barra cerrada en la cafetería Los Castellanos. RAFA VAZQUEZ

El Concello de Pontevedra continúa con su intención de mantener, en la medida de lo posible, la programación del Entroido después de que el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, anunciase el martes la elaboración de un protocolo para que se pueda celebrar el Carnaval en Galicia de forma segura. La Xunta adelantó que permitirá los desfiles, los bailes itinerantes y los espectáculos, pero entre otras cosas prohibirá fumar, tanto cigarrillos normales como los electrónicos; los eventos pueden celebrarse con el cien por cien de aforo, pero para el acceso a interiores será obligatorio el certificado COVID cuando el público supere las 200 personas y se vendan alimentos o bebidas, y 500 en exteriores. Así, la administración local espera ahora la publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de estas medidas para tomar una decisión cuanto antes sobre esta fiesta, asumiendo que esta celebración no va a ser como siempre.

Principalmente, porque las comparsas de la comarca ya decidieron que no participarán. Toda la intendencia que rodea a una organización de este tipo “lleva varios meses de preparación, desde septiembre”, entre ensayos, compra de uniformes y preparación de ciertas estructuras para las carrozas, explicaba en declaraciones a FARO Analía, de la comparsa marinense Os da Caña. Representantes de este tipo de agrupaciones de la zona mantuvieron varias reuniones en los últimos meses y acabaron tomando esta determinación a comienzos de año. “No podemos ponernos en riesgo, entre las restricciones y los posibles contagios había demasiados factores en contra”, reconocía Noemí, de “As Flores do Carnaval”, de Monte Porreiro.

Las que sí parecen dispuestas a participar en este Entroido un poco descafeinado son las murgas. Al no necesitar tanta logística como las comparsas, estos grupos tienen algo más de margen de tiempo para preparar sus actuaciones, aunque urgen al Concello a que se pronuncie cuanto antes sobre qué programación habrá para poder organizarse. Así lo expresó Manuel Ruibal, de El Equipo Ja, que considera que “llevamos ya dos años parados y si paramos también este creo que habrá mucha gente que dejaría el grupo”.

La concellería de Cultura se puso en contacto con estas agrupaciones hace algo más de una semana para conocer su postura. La respuesta fue positiva, ya que las murgas quieren que se celebre el tradicional concurso. “Que se haga con todas las medidas necesarias, sabemos que no va a ser igual y que con tan poco tiempo no va a tener el nivel de otros años, pero creo que por poquito que se haga vamos a conseguir sacar una sonrisa a la gente, que en estos momentos difíciles es muy necesario”, señala este miembro de El Equipo Ja, que también tiene contacto cercano con otros grupos, como Murga do Naveiro y Os do Val do Lérez, que apunta que también estarían dispuestos a participar.

Pero insisten en que “el Concello tiene que pronunciarse ya, no se puede esperar a 15 días antes del Entroido porque entonces no da tiempo. Si después se tene que suspender, sabemos la situación en la que estamos y todos lo entenderíamos”.

Las murgas se muestran “optimistas y con muchas esperanzas” de que este año vuelva el carnaval a las calles de Pontevedra y al Pazo da Cultura, ya que “se están realizando muchas actividades culturales. Con control de aforo y medidas de seguridad se puede hacer”.

Por el momento, Poio es el único Concello que ha cancelado el programa de Entroido, mientras que en Marín se acordó que no habrá desfiles ni Enterro da Sardiña y en Cuntis se canceló la Festa do Lacón. Pendientes de la publicación de las medidas en el DOG está, además de Pontevedra, Sanxenxo, que está hablando con diferentes agrupaciones locales para consensuar un programa seguro, mientras que en Vilaboa la intención es la de mantener todas las actividades.

Hosteleros celebran que se vuelvan a abrir las barras, “somos un país que vive mucho en ellas”

Además de adelantar el protocolo para el Entroido, la Xuta anunció las nuevas medidas que regirán en la comunidad autónoma a partir de mañana, sábado. Ante la mejora de la situación epidemiológica, se han suavizado algunas restricciones, entre las que destacan la ampliación del horario de la hostelería y la reapertura de las barras de los bares. El sector ha recibido esta relajación de medidas coo algo “bastante positivo”.

El presidente de la Asociación de Hosteleros Empresarios de Pontevedra (Hoempo), Daniel Lorenzo, comentó que la apertura de las barras es “lo más positivo. Somos un país que vive bastante de la barra y es importantísimo que podamos volver a usarlas”. En este sentido, apunta a que será una forma de que los clientes “pierdan ese miedo que se creó”.

Sobre el Entroido, Lorenzo comenta que, “después de una Navidad horrible, poder trabajar en Carnaval es una muy buena noticia. Y es algo muy necesario para todos en general, para poder vivir una fiesta que transmite alegría”.

El presidente de Hoempo recalca que “tenemos que cuidarnos y poco a poco ir recuperando la normalidad. No queremos volver a las restricciones de Navidad, porque este mes fue ruinoso”.

Compartir el artículo

stats