Diseñar una aplicación web para automatizar el proceso de detección de información falsa y, más concretamente, para comprobar si las declaraciones de los políticos y de los participantes en un debate electoral son ciertas o no. Este es el objetivo principal del proyecto DEBATrue que, con financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación, está coordinado por los investigadores del grupo CP2 de la Facultad de Ciencias Sociais e da Comunicación Xosé Rúas y Ana Belén Fernández Souto. 20 investigadores de diferentes campos forman parte del equipo de trabajo de una iniciativa que pretende contribuir, como señalan sus líderes, a la “lucha contra la desinformación”, a través de la identificación de rumores o datos falsos que puedan distorsionar la calidad democrática y alterar el normal desarrollo del proceso electoral”. En este sentido, tal y como recoge la memoria de un proyecto que se desarrollará hasta 2023, su finalidad es intentar sumar a los “procesos manuales actuales” de verificación una aplicación digital que automatice parte de ese proceso.

“DEBATrue. Lucha contra la desinformación y los criterios de valor en los debates electorales en televisión y medios digitales: plataforma de verificación y blockchain” fue seleccionado en la convocatoria de Prueba de Concepto del Ministerio de Ciencia e Innovación y se trata de “un proyecto de pura transferencia”, como subraya Rúas, que busca poner al servicio de la ciudadanía una plataforma de verificación de acceso libre y gratuito. También es una iniciativa derivada de la investigación sobre los debates electorales televisados DEBATv, que el grupo CP2 desarrolló como parte del programa Retos de la Sociedad. “Ya había una parte de ese proyecto que empezamos a hacer manualmente, que era comprobar si lo que decían los políticos en los debates era cierto o no y hasta qué punto”, dijo el investigador principal, junto a Fernández Souto, de un proyecto que reúne a expertos de las universidades de Vigo, A Coruña, Santiago de Compostela, Málaga, Sevilla y Granada.

Con el fin de identificar posibles afirmaciones falsas en el propio debate, así como las que puedan surgir a raíz de este debate en redes sociales, el proyecto contempla la aplicación de “técnicas y herramientas de aprendizaje automático o machine learning ” a procesos de verificación de datos, así como la creación de “un bot de análisis conversacional y medición de actividad e impacto en Twitter” de los debates televisivos. Estas herramientas buscarán intentar “automatizar o semiautomatizar este proceso de verificación de datos”, explica Rúas, quien aclara que el proyecto supondrá tanto trabajar con “datos de grado 1”, aquellos que se pueden consultar en bases de datos de acceso público, como con información de “grado 2”, que ya requeriría “verificación manual”.

Basado en el “uso de la tecnología blockchain “, será un “sistema de verificación de información abierto y descentralizado, creado sobre principios de gobernanza éticos y transparentes” y basado en datos de acceso abierto. Así, como se informa en el informe, se proyecta que esta herramienta en línea no solo sabrá qué información es verdadera, falsa, incierta o inexacta, sino que también podrá acceder a “la fuente original o prueba de veracidad”, como serían las bases de datos que justificarían la exactitud o inexactitud de la declaración.