Las obras de ampliación de Montecelo, que se ejecutan desde hace seis meses para ejecutar el hospital único de Pontevedra deben superar un serio obstáculo en el camino: la presencia del gasoducto Pontevedra-Arcade, que deberá ser desplazado en un tramo de casi medio kilómetro para no interferir en los trabajos del centro sanitario.

En concreto, se trata de un trecho de 490 metros de la canalización de acero, cuyo cambio de ubicación se presupuesta en algo más de 81.000 euros. La Consellería de Economía tiene expuesto al público el proyecto.

Los trabajos del nuevo Montecelo tienen muy avanzada la fase de cimentación, a falta de concretar este cambio en el citado gasoducto.