Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de un millar de escolares pontevedreses contarán este curso con la beca de comedor

Aumentan a 57 el número de niños en riesgo de exclusión, de los cuales la Concellería de Benestar Social dará cobertura a doce

Entrada del CEIP Froebel Gustavo Santos

El Concello de Pontevedra, a través del convenio que ha firmado con la Federación de Nais e Pais de Alumnos (Fanpa), ofrecerá el servicio de comedor escolar a un total de 1.100 alumnos diarios en todo el municipio en el presente curso 2021-2022. El gobierno local, a través de la Concellería de Educación, destinará 258.000 euros a estas becas, manteniendo las cifras de cobertura de los últimos años.

De estas 1.100 ayudas, 45 están reservadas a niños en riesgo de exclusión social. Sin embargo, tras analizar las necesidades con Servizos Sociais, se detectó que este año necesitarían la beca 57 menores, por lo que la Concellería de Benestar Social ha decidido hacerse cargo directamente de los doce que se quedarían fuera del convenio, mediante el fondo de emergencia social. Esto supondrá una cantidad extra de aproximadamente 9.000 euros.

“Alcanzamos una cifra histórica, porque teníamos claro que no queríamos que se quedara nadie atrás. Vamos a dar cobertura a todas las necesidades de estos niños, que se incorporarán al servicio de comedor escolar en la primera semana de octubre”, destacó el concelleiro de Benestar Social, Marcos Rey.

Hasta el anterior convenio con la Fanpa eran unos 30 escolares en riesgo de exclusión los que accedían a las becas de comedor. Con el nuevo convenio, que entró en vigor el 1 de enero de 2020 y tiene una vigencia de cuatro años con posibilidad de prórroga, se amplió hasta un total de 45 y este curso se llegará a 57 gracias a la colaboración de Benestar Social, cuya labor es detectar las necesidades de estos menores de familias con recursos económicos escasos para tratar de meterlos en la cobertura del convenio. De hecho, en cursos anteriores hubo alrededor de media docena de niños que se quedaban fuera del convenio.

Según comentan desde la Concellería, la pandemia de COVID ha sido un factor más de los que han influido en el aumento de las necesidades entre la población, pero apuntan que la tendencia en los últimos años ya era al alza.

Además de los comedores y las aulas matinales (Plan Madruga), la Fanpa se compromete a la gestión y mantenimiento de servicios educativos complementarios como la realización de actividades educativas –tales como jornadas de formación o actividades de adquisición de hábitos y habilidades socio-saludables– para padres, madres y alumnado de los centros de enseñanza públicos del Concello de Pontevedra, con el fin de ayudar a alcanzar progresivamente los índices de conciliación familiar necesarios para el bienestar de las familias y la formación complementaria de los escolares. Para alcanzar este objetivo, se subcontratarán dichas actividades en el porcentaje que sea necesario.

Tanto los comedores como el Plan Madruga tendrán un período de ejecución ligado al calendario escolar, mientras que las actividades educativas se podrán realizar durante todo el año, con el fin de fomentar la apertura de centros fuera del horario lectivo y en los períodos de ocio de los escolares.

De los 258.000 euros que aporta el Concello de Pontevedra, el 20% está destinado a financiar las actividades complementarias, el 24% está destinado a gastos de gestión y el 56% –casi 145.000 euros– está destinado a los gastos de comedor. Estos porcentajes anuales podrán variar en un margen de hasta cinco puntos según las necesidades.

Compartir el artículo

stats