Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi 770 viviendas de la ciudad carecen de fibra óptica, más de 7.300 en la comarca

En el área de influencia de la capital hay 1.575 “zonas blancas” de internet | El servicio más deficiente se encuentra en Sanxenxo (1.661 viviendas) y Cerdedo-Cotobade (1.563)

Una vista del campus universitario de A Xunqueira

Una buena conexión a internet puede parecer un servicio básico en una ciudad europea, pero en algunos puntos de Pontevedra y municipios vecinos es todavía una aspiración. Según el mapa de “zonas blancas y grises” de conexión a internet, que elabora la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, en Pontevedra hay actualmente 769 viviendas afectadas por una “zona blanca” de conexión. Se definen como zonas blancas NGA aquellas que no disponen de cobertura de redes de banda ancha de nueva generación, ni previsiones para su dotación por algún operador en el plazo de tres años, con planes de inversión creíbles.

En el municipio de Pontevedra hay unas 41.000 viviendas, por lo que estos 769 domicilios sin acceso a fibra óptica suponen que en pleno siglo XXI, cuando en muchas ciudades ya se está desplegando la tecnología 5G, casi el dos por ciento de las casas y pisos de la capital del Lérez tienen que arreglárselas con obsoletas conexiones telefónicas.

Casi el 2% de las casas y pisos de la ciudad tienen que arreglárselas con obsoletas conexiones telefónicas

decoration

Estas zonas blancas de conexión se sitúan en la ciudad en áreas como el campus universitario, el ámbito de A Seca, Valdecorvos, Luis Braille, A Ruibal, Estrigueiras o José Malvar, entre otros muchos puntos en los que no hay fibra óptica o la conexión no es todo lo buena que debiera. En total son 382 las zonas identificadas por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones en la ciudad, pero hay que tener en cuenta que en estas “zonas blancas” se encuentran espacios como A Xunqueira de Alba, parques y también zonas no habitadas.

Comarca

En los municipios del área de influencia de la capital hay hasta 1.575 “zonas blancas” de internet y entre los municipios con más problemas de cobertura destacan Sanxenxo (1.661 viviendas afectadas), Cerdedo-Cotobade (1.563 viviendas), Marín (858), o Caldas de Reis (617 viviendas sin conectividad).

En todo el área de influencia de Pontevedra y comarca de Umia, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales contabiliza más de 7.300 viviendas con una deficiente conexión, pertenecientes a más de 9.200 unidades inmobiliarias.

El Gobierno ha abierto un periodo de consultas para desplegar la fibra óptica

decoration

Este trabajo del Gobierno desvela que todavía son miles los vecinos de Pontevedra y Umia –incluyendo muchos pequeños negocios y empresas–, con una velocidad de internet inferior a los 100 megas. Y no solo se encuentran en parajes rurales, sino también en zonas densamente pobladas, como en la misma capital de la provincia. Todo ello en un momento en que el teletrabajo o el comercio digital –o la posibilidad de acceder a ello– se suponen muy extendido.

El Gobierno ha abierto un periodo de consulta pública para que instituciones y ciudadanos comuniquen las aldeas del rural, calles –o incluso tramos de calles–, sin fibra óptica y que no figuran en dicho mapa inicial. El objetivo de este trabajo es planificar el despliegue de la fibra por aquellos lugares que más lo necesiten, para lo cual España dispondrá de 2.300 millones de euros del fondo extraordinario del COVID-19.

Compartir el artículo

stats