Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Doctor, ahora sí que ya no puedo dormir”

La pandemia multiplica las consultas en las unidades de sueño | El cambio horario de la próxima madrugada aviva estos trastornos

Los problemas de insomnio hacen mella en la madrugada.   | // FDV

Los problemas de insomnio hacen mella en la madrugada. | // FDV

Los trastornos de sueño se han multiplicado a raíz de la pandemia y tanto la llegada de la primavera como el cambio horario no prometen sino empeorar el escenario. En el último año se han incrementado sensiblemente las pruebas ligadas a estos problemas de salud, ya sea por la imposibilidad de dormir, la depresión o la ansiedad, que aún tratándose de diagnósticos diferentes los especialistas vinculan de modo unánime con la incertidumbre y el desorden (en horarios, expectativas personales etc) que acarrea la crisis sanitaria.

“Nuestra experiencia durante el último año es que se han incrementado mucho estos trastornos”, explica Emilio Rodríguez, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital QuirónSalud Pontevedra, “entre otras cosas porque han aumentado los trastornos de ansiedad o los depresivos”, señala el especialista. Éste indica que desde el momento “en que se pudieron hacer consultas” tras el estado de alarma la demanda de atención se multiplicó.

“Así como en otras pruebas que hacemos la demanda de los pacientes ha sido incluso menor, por el contrario en todo lo que se refiere al sueño o a problemas emocionales el incremento ha sido muy poco habitual”, constata el profesional. Éste ha visto en los últimos meses como en su unidad “se hacen muchas más pruebas destinadas a determinar patologías de sueño o esas otras patologías, por supuesto algo muy ligado al Covid”.

La primavera no promete mejorar el escenario. Emilio Rodríguez recuerda que en estas fechas los trastornos de sueño suelen multiplicarse (la astenia primaveral, la sensación de fatiga etc se relaciona con factores como el mayor número de horas de sol) y “se sumará a que el último año ha sido de gran incertidumbre a todos los niveles. Y ahora llega la primavera que es quizás la época el año donde vemos más estos trastornos”.

La nueva estación “ya está incidiendo”, señala el responsable de la Unidad del Sueño, como comprueban desde hace unos días las personas con dificultades para dormir. Y lo hará más a partir de esta madrugada, con el cambio horario.

“Va a producirse aún un mayor aumento”, avanza el especialista, hasta la adaptación al nuevo horario, que como norma general suele suponer que durante varios días la mayoría duerma al menos una hora menos.

decoration

“Va a producirse aún un mayor aumento”, avanza el especialista, hasta la adaptación al nuevo horario que como norma general suele suponer que durante varios días la mayoría duerma al menos una hora menos. No se trata de un factor menor en una sociedad caracterizada desde hace años por sus malos hábitos de sueño.

Este nuevo reto empieza la próxima madrugada, a las dos hora peninsular, cuando los relojes volverán a adelantarse sesenta minutos y España recupera así al horario oficial de verano. En paralelo, la eterna polémica sobre los beneficios reales que supone este ajuste, que se lleva a cabo dos veces al año.

Tampoco resulta fácil prevenir. “Es difícil”, constata en este punto el responsable de la Unidad del Sueño, “porque todos en estos momentos nos estamos manejando con un alto factor de incertidumbre”, incertidumbre que, a su vez, es un elemento desestabilizador clave de la salud emocional, mental y, como resultado, de la calidad del sueño.

Los periodos de confinamiento, las nuevas exigencias del teletrabajo, las dificultades de conciliación… Los profesionales de la salud apuntan a un amplio abanico de elementos que están poniendo a prueba nuestra estabilidad emocional.

El consejo básico es ser riguroso las horas de irse a dormir y de levantarse, debemos hacer un mayor énfasis en esa disciplina

decoration

En este escenario, la principal recomendación es “evitar todas las causas que sabemos positivamente que están ligadas al insomnio” a la cabeza los horarios de sueño alterados. “El consejo básico es mantener de un modo lo más ajustado posible las horas de irse a dormir y de levantarse, debemos hacer un mayor énfasis en esa disciplina”, indica Emilio Rodríguez.

Higiene del sueño

Con la incertidumbre y los horarios alterados, el tercer factor que ha incidido para una mayor prevalencia de los trastornos de sueño durante este último año es el incremento del uso de dispositivos, pantallas de ordenador, móviles etc, cada vez más presentes en nuestra vida y en todos los momentos del día.

Entre las peores decisiones antes de irse a dormir, consultar el correo, el móvil o comprobar algo en el ordenador

decoration

Entre las peores decisiones antes de irse a dormir, consultar el correo, el móvil o comprobar algo en el ordenador. El consejo de los especialistas es que debemos dejar de visualizar pantallas al menos dos horas antes de irnos a cama.

Revisitar las redes sociales o nuestros correos poco antes de dormir “incide en nuestro sueño en primer lugar por los temas, si son cuestiones de actualidad o aspectos de trabajo que pueden alterarnos, pero además porque la luz de la pantalla inhibe la secreción de melatonina y el sueño no se produce” o empeora su calidad.

De modo que para los próximos días prepárese para dormir algo menos, hacer frente al mal humor y también para hacer algo bueno por su salud emocional. Para ello, la propuesta es recuperar el ritmo biológico e “irse adaptando a la noche”, resume el neurólogo, por ejemplo apagando el ordenador y dando cada día de esta primavera un buen paseo antes de cenar que nos haga olvidar (o al menos asumir con más entereza) nuestra pandémica vida de trabajadores. Felices sueños.

Compartir el artículo

stats