Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las pontevedresas viven 6 años más que ellos y los nacimientos caen un 64% en cuatro décadas

La esperanza de vida crece un 5% y llega a los 84,5 de media | En 1976 nacieron 1.409 pontevedreses, en 2019 fueron 497

Personas paseando por las calles de Pontevedra. |   // G. SANTOS

Personas paseando por las calles de Pontevedra. | // G. SANTOS

La esperanza de vida de las pontevedresas al nacer es llegar a los 87,28 años, casi 6 más que los varones, que llegan a los 81,44 años de término medio, según el último estudio de la Consellería de Sanidade, recogido por el Instituto Galego de Estatística (IGE) y referido al año 2019.

La esperanza de vida media de la ciudadanía pontevedresa (hombres y mujeres), es de 84,52 años, pero ellas van logrado una mayor longevidad, según la estadística realizada un año antes, cuando tenían la esperanza de alcanzar los 86,08 años, cuando ellos estaban en 81,72, solo unos meses más que en 2019.

Que la esperanza de vida crezca, que las mujeres vivan más que los hombres y que el saldo vegetativo sea negativo es una tendencia generalizada en nuestra sociedad.

Nacimientos

En los últimos años tanto en Pontevedra como en otros lugares de nuestro entorno los nacimientos caen en picado mientras que las personas mayores viven cada vez más. Pero si nos fijamos en las últimas cuatro décadas, se produce un verdadero descalabro en la natalidad de los vecinos de Pontevedra.

Si en 1976 nacieron en la ciudad del Lérez un total de 1.409 personas, el pasado 2019 no llegaron a las 500. Fueron concretamente 497 nuevos vecinos, lo que supone un caída de la natalidad del 64 por ciento.

Mientras que los nidos de los hospitales tienen cada vez menos recién llegados, la esperanza de vida de los vecinos sigue aumentando año a año. Entre 2002 y 2019 lo hizo en un 5 por ciento, pasando de una longevidad media de 79,93 años a los 84,52 del último año analizado.

El saldo vegetativo de 2019 (diferencia entre nacimientos y defunciones) arroja la cifra negativa de -251, que se viene a sumar al saldo negativo que ya se arrastraba de los años precedentes (-170 en 2018, -121 en 2017 y así sucesivamente)

Vecinos de Pontevedra

Defunciones

Volviendo al balance de los últimos 40 años recogidos por las tablas del IGE, en 1976 –con una población que no llega a los 60.000 habitantes–, se contabilizaban en el municipio un total de 545 defunciones (283 varones y 262 mujeres), mientras que al llegar al pasado 2019 las defunciones se quedan en 748 con una población que supera los 83.000 vecinos en el municipio.

Tampoco los enlaces matrimoniales ofrecen una tendencia positiva. Teniendo en cuenta la diferencia de población citada, en 1976 los matrimonios rozaban los 500, mientras que en 2019 se quedaron en 284.

En 1976, con menos de 60.000 vecinos, se casaron unas 500 parejas; en 2019 fueron 284

decoration

Marín y Sanxenxo

En el vecino municipio de Marín la tendencia es semejante. Esta villa pasó de 517 nacimientos en 1976 a 141 en 2019, con un saldo vegetativo negativo de -94.

El registro de Marín inscribió en 1976 un total de 162 matrimonios, cuando en 2019 con una población muy superior fueron 97.

Sanxenxo registró en 1976 un total de 336 nacimientos, cuando en 2019 fueron 96. Las defunciones pasaron de 125 a 164 y el saldo vegetativo es de -68. Las bodas pasaron de 126 en el año 1976 a 80, pese al gran aumento de su población en estas últimas cuatro décadas.

En el conjunto de Galicia, en el año 2019, solo 5 de sus 313 ayuntamientos presentan un saldo vegetativo positivo. Por lo que respeta a los ayuntamientos de las siete grandes ciudades gallegas, todos ellos presentan un saldo negativo.

En Galicia solo 5 de sus 313 concellos tienen un saldo vegetativo positivo

decoration

Gente paseando por las calles de Pontevedra

El 78% de los partos son de madres de más de 30 años

El número de nacimientos se sitúa en Galicia en el año 2019 en 15.668, un 5,4% menos que los inscritos en 2018. El 79,8% de los nacimientos del año 2019 corresponden a madres con residencia en las provincias de A Coruña y Pontevedra. Los datos de los nacimientos según la edad de la madre constatan el retraso en la edad a la que las mujeres tienen sus hijos. Así, en 2019 el 78% de los nacimientos en Galicia fueron de madres de 30 o más años de edad; mientras los nacimientos en ese grupo de edad representaban hace diez años el 70,3%. En el año 2019 los nacimientos de madres de 40 y más años representan ya el 13,4% del total de nacimientos, frente al 5,3% de 2009. El número de defunciones en Galicia en el año 2019 fue de 31.210, un 3,7% menos que en 2018. Por otra parte, el número de nacimientos continúa el descenso iniciado en el año 2009 y se sitúa en el año 2019 en 15.668, según los datos del IGE. Como resultado de una merma del número de defunciones y de nacimientos en el último año, el saldo vegetativo en Galicia pasa de -15.859 en el año 2018 a -15.542 en 2019. Hace más de 30 años que Galicia no presenta un saldo vegetativo positivo. El análisis de la distribución de las defunciones en cada uno de los sexos permite comprobar que en las mujeres las defunciones se producen a edades más avanzadas que en el caso de los hombres. No obstante, la mayor parte de las defunciones se producen en edades cada vez más tardías, según expone el IGE.

Compartir el artículo

stats