Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DESDE MI ATALAYA

Al nuevo año

Vista del Puerto de Marín.

Vista del Puerto de Marín. Gustavo Santos

Este nuevo año, recién estrenado, viene lleno de incógnitas con nuevas situaciones y preocupaciones sin resolver, en todos los sentidos. Y como es costumbre pedir lo que uno desearía para este nuevo año, empezaremos por lo más importante y primordial, que cese esta maldita pandemia que nos tiene acorralados, sin saber, a ciencia cierta, cual es la salida más corta y mejor, porque vamos en una mar encrespada, de bandazo en bandazo, cual embarcación a la deriva, al son de las olas. De modo que esperamos que la prometida vacuna llegue cuanto antes a todos y nos libre de esta pesadilla, que ya dura demasiado.

En lo referente a nuestra villa marinera, pedimos una vez más, que la totalidad de nuestro puerto pertenezca a nuestro municipio, porque aquí nació, hace cerca de nueve siglos, y que no puede perder medio millón de euros por una “maniobra catastral”, que, a nuestro entender, no tiene ni pies ni cabeza. Por eso es urgente reclamar de la Xunta, la decisión de definir, de una vez, los límites portuarios que llevan abandonados en el cajón de algún despacho, demasiado tiempo. Los marinenses no nos merecemos, de modo alguno, este trato, y por lo tanto debemos exigir, y exigimos que la Xunta tome la decisión ya.

Otro problema acuciante, es la falta de empresas que sean capaces de absorber la cantidad de mano de obra de nuestro municipio, seguramente una de las razones por la que estamos perdiendo, a pasos acelerados, nuestra población. Por eso pedimos que se cree una zona industrial, o parque empresarial, como quieran llamarle, para alojar a una docena de empresas que solucione este problema. Sitio hay, lo que hace falta en trabajo y buena voluntad para ejecutarlo. Cualquier municipio gallego, de una u otra forma, lo tiene. Marín lo necesita, porque nuestros nietos no pueden vivir aquí porque no tienen empleo.

Y como tercera cuestión, sería que tomaran en serio la necesidad de enlazar el casco urbano con la circunvalación, a través de una gran rotonda en la zona de Viñas Blancas para unir con la prolongación de calles de R. Argentina, Jaime Janer y E. Massoni. y conectar con la carretera de circunvalación por Bravos. Así abriríamos unos terrenos para la expansión y el crecimiento y tendríamos una entrada-salida alternativa a la saturada Avenida de Orense. Hay que ponerse a trabajar en este tema, y mejor hoy que mañana, porque en ello va nuestro progreso y crecimiento. Y esto es el futuro.

Y finalmente que se cumplan todas las promesas, como el Auditorio, aunque nosotros pensamos, que sería muy conveniente antes de construir, cerrar la entrada al puerto por la Plaza de España, trasladándola junto a los astilleros, y retranquear la valla, como ya expusimos en reiteradas ocasiones, para ubicarlo en mejores condiciones de espacio y mejor situación. Y que se busque una ubicación definitiva para el Museo do Mar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats