Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El meollo

Adiós tirolina, hola skatepark

10

Navidad 2020 en Pontevedra: 150 metros de tirolina para despeinarse Gustavo Santos

El montaje de la gran tirolina en la avenida de Reina Victoria durante las fiestas navideñas para tapar el desatino de su peatonalización a contrapelo por cuenta del COVID ha constituido un sonoro fracaso. En esta ocasión, Cesáreo Mosquera y Demetrio Gómez, sus ideólogos bien conocidos, no van a poder sacar pecho, ni contar otra de sus milongas habituales.

Si el grado de aceptación de la tirolina entre el vecindario se midiera por el uso recibido en estos días pasados, la respuesta sería bastante elocuente: rechazo total. El cebo envenenado de las compras en el comercio local para obtener su utilización gratuita tampoco ha funcionado en absoluto para desgracia particular de un sector de por si castigado.

Como en el juego de la oca, ahora vamos de la tirolina al skatepark de quita y pon, ya prometido para dentro de poco. Todo vale con tal de mantener el polémico cierre de la sufrida Reina Victoria, que en gloria esté.

Cualquiera sabe por donde anda escondido Alberto Oubiña, concejal de Xuventude, después de anunciar no hace mucho tiempo la construcción de un gran parque de skate a la entrada del campus de A Xunqueira. Por cierto, un lugar bastante más adecuado que la citada avenida; también más idóneo que su antecesor bajo el puente de la autopista en Mollabao. La brusca intromisión en el asunto por necesidades del servicio de su correligionario, Demetrio Gómez, ha sido bastante ostensible, con la desautorización consiguiente.

Y tampoco sé explica cómo el concejal de Deportes, Agustín Fernández, no reclama para el PSOE y para sí mismo dicha competencia, en vez de dejar el asunto en manos del BNG, teniendo en cuenta su pedigrí olímpico.

Un practicante del skate que se precie haría oídos sordos a esa última cantinela, después de tantos compromisos incumplidos sobre el dichoso skatepark en los últimos doce años de saltos de un sitio para otro sin encontrar acomodo. ¡Ay, esas hemerotecas que tantos sonrojos causan!

El Meollo de la cuestión está en vislumbrar si a la enésima propuesta de instalación de un skatepark irá la vencida, pese a su carácter provisional, y saber de paso como han encajado la Universidad de Vigo y, particularmente, su vicerrector en Pontevedra, Jorge Soto, esta última pirueta del equipo de gobierno BNG&PSOE, tras haber comprometido este y autorizado aquel su instalación en la entrada del campus.

Compartir el artículo

stats