Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Mingorance nn | Experto en prevención de la violencia

“Hay una anomia social que genera el caldo de cultivo idóneo para no confiar en las autoridades”

Mingorance imparte un curso en la Uned sobre análisis criminológico en los tiempos del COVID

Javier Mingorance impartiendo un curso de la Uned. | // FDV

La pandemia nos ha cambiado como sociedad y ha creado el caldo de cultivo perfecto para el aumento de ciertas actividades delictivas como la suplantación, la estafa o la publicidad engañosa. Javier Mingorance imparte desde este lunes un curso en la Uned de Pontevedra donde realiza un análisis criminológico de estos tiempos y cómo la pandemia y el confinamiento han hecho a ciertas personas más vulnerables, así como el aumento de las adicciones.

–¿Cómo ha cambiado la pandemia del COVID a la sociedad?

–Hay un sentimiento de la población, la pandemia ha afectado gravemente, se ha cobrado la vida e ilusión de muchas personas y esto ha generado altruismo, pero también detectamos la percepción de miedo, desesperación e incertidumbre. Este fenómeno es aprovechado por las organizaciones criminales.

–¿Somos más propensos ahora a caer en ciertas estafas?

–Sí. El confinarnos resta las interacciones de la vida comunitaria y eso crea vulnerabilidad. Se ha detectado un aumento de estafas online, especialmente de adquisición de material sanitario, de subvenciones o ayudas e incluso de suplantar la identidad de instituciones para captar dinero o robar datos. También ha crecido la publicidad engañosa o el odio en internet.

–Se entiende que las estafas se dan más que nunca en internet.

–Ha habido un gran aumento, pero no hay que olvidar que también continúan las estafas en el mundo offline y se aprovechan de las personas más vulnerables y de que haya un menor número de gente en las calles.

–En el curso habla del fanatismo, un hecho que hemos visto en la pandemia junto al negacionismo.

–Organizaciones de carácter sectario y extremistas aprovechan también este mensaje apocalíptico para captar adeptos. Hay una anomia social, que se produce porque no hay un acuerdo en el ámbito político ni institucional. Llevamos meses en esta situación y a eso se le añade la crisis económica. Además necesitan un chivo expiatorio donde descargar su frustración. Esto genera el caldo de cultivo idóneo para no confiar en las autoridades y hay un sector que se agarra al discurso fanático, alimentado por pseudo ciencia.

–¿Cómo funcionan?

–Las estrategias de captación ofrecen una solución a estas personas, entre ellas sentirse falsamente escuchado o comprendido. El perfil suelen ser personas mayores o que han sufrido un trauma, son más vulnerables y tienen menos capacidad de resiliencia.

–Entre los cambios de conducta señala un aumento de la adición a las TIC.

–Han sido un arma de doble filo. Son necesarias y ahora han aumentado su utilización, pero tenemos que tener mecanismos de compensación, ser creativos y forzarnos a hacer actividades offline dentro de las posibilidades, desconectando de los dispositivos. Salir al aire libre, cocinar, charlar y estar un tiempo desconectados de los dispositivos móviles porque internet puede generar hábitos adictivos.

–Resulta complicado porque ahora nos conectan a la realidad desde nuestros hogares

–Sí, por eso hay que buscar un tipo de equilibrio. Sabemos que las necesitamos, pero para que no sea excesivo hay que hacer actividades en el entorno real minimizando los riesgos, porque estar hiperconectados todo el rato no es lo más saludable. Tenemos que autodisciplinarnos y desconectar por unas horas al día.

Compartir el artículo

stats