Los agentes de la Policía Local de Poio se encontraron ayer con una alcoholemia que se podía calificar como de récord. Un conductor arrojó una tasa de 1,47 miligramos de alcohol por litro de aire expirado, es decir, casi seis veces más la tasa legal máxima permitida. Un conductor que además, provocó un accidente.

Los hechos se produjeron durante el turno de tarde de ayer cuando sobre las 22 horas los agentes de la Policía Local fueron requeridos para personarse en la calle José Pernas Peña como consecuencia de un accidente de tráfico. Cuando llegó al lugar, la patrulla localizó al vehículo que sufrió el accidente intentando huir del lugar, sin defensa y con un golpe en la parte delantera del mismo.

Los agentes también pudieron observar claramente la supuesta influencia de bebidas alcohólicas en la conducción del vehículo y al someter al mismo a la prueba arrojó este resultado de 1,47 mg/l. Los agentes explican que es una de las tasas más elevadas que recuerdan en una alcoholemia. El conductor había golpeado una señal y una farola en su errática trayectoria por esta calle, derribando una de ellas sobre el cierre de una vivienda y causando daños.

Imagen del alcoholímetro con la tasa de 1,47 pocas veces vista. Policía Local de Poio

Los agentes de la Policía Local explican que los hechos son constitutivos de un delito contra la seguridad vial, con resultado de accidente y daños en mobiliario urbano, por lo que se dio traslado de las diligencias al juzgado de guardia para la celebración de un juicio rápido. El conductor también fue denunciado por la vía administrativa por intentar huir sin comunicar el accidente.

Daños causados por este conductor en el accidente.

Daños causados por este conductor en el accidente. Policía Local de Poio

El conductor es un vecino de Pontevedra y de 63 años de edad que ahora deberá responder por estos hechos ante el juzgado de Guardia de Pontevedra, según informaron fuentes de la Policía Local de Poio.