Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Fernández de Ana Magán: "No podemos seguir dando tantos beneficios a la sociedad y que esta ni nos escuche"

"Los propietarios necesitamos ayuda; el bosque que no es productivo se abandona"

Francisco Fernández de Ana Magán: "No podemos seguir dando tantos beneficios a la sociedad y que esta ni nos escuche"

Francisco Fernández de Ana Magán: "No podemos seguir dando tantos beneficios a la sociedad y que esta ni nos escuche"

Propietarios particulares de bosques y comunidades de montes son los integrantes de la Asociación Forestal de Galicia, que encabeza el pontevedrés Francisco de Ana Magán y cuya más reciente propuesta a los dueños de estos espacios naturales es la implantación de los baños de bosques, una tradición milenaria que, asegura, tiene un prometedor recorrido en Galicia.

- ¿Qué son los baños de bosques?

-Una práctica moderna en cierto sentido pero muy antigua en realidad por su práctica secular a lo largo del tiempo, pasa por utilizar el bosque como lugar de calma, de reposo, de buenas condiciones ambientales como el oxígeno; también un espacio para estar en plenitud con la naturaleza. Y en ese sentido se utilizan precisamente para poder pasear, meditar y obtener eso que transmite el bosque, los árboles, la naturaleza, a las personas.

- Al igual que la hidroterapia, se consideran terapéuticos

-Efectivamente, se utilizan en ese sentido desde hace ya bastantes años en Japón. En Estados Unidos ha tenido una gran expansión este tipo de utilidad y actualmente ya se está haciendo en partes de Europa y también en España.

- ¿Por qué proponen que se traslade a Galicia?

-Nosotros esto lo venimos practicando, por eso digo que una cosa es la nueva teoría que está llegando, que es fabulosa, y otra es la realidad de que en Galicia y en otras partes del mundo, especialmente en Asia, se viene utilizando desde siempre. Nosotros como una sociedad de propietarios forestales a nivel comunal y también privado hemos tenido también esta experiencia entre nuestros socios. Y tenemos socios de mucha edad que siguen viviendo y manejándose en el bosque con una gran calidad de vida. Esto repercute en su estado anímico, sanitario y fundamentalmente a su estado físico. Así que sabemos de su eficacia.

- ¿Cómo es la dimensión de la organización que encabeza?

-Somos la segunda organización de propietarios forestales de España, tenemos 33 años de vida y en la actualidad casi 2.000 socios en toda Galicia. Por petición de nuestros propios socios, y porque en las asambleas vemos sus caras y sus edades, promovemos la implantación de los baños de bosque en Galicia, estamos potenciando al máximo esta forma de vida. El hecho de que Galicia se pueda mantener dentro de lo posible con personas que atienden el bosque, el monte, pues realmente es algo importantísimo. Piense que muchas veces todos los temas de abandono del bosque llevan consigo gravísimos problemas como los incendios. Nuestros propietarios estiman, naturalmente, muchísimo sus bosques, y también su vigilancia, así como el estar presentes casi diariamente en ellos. Eso supone una ayuda importantísima para defenderlos y conservarlos.

- ¿Podría contribuir la implantación los baños de bosque a mejorar estos espacios naturales?

-Naturalmente, hay auténticos ejemplos de propiedades muy bien cuidadas que son deliciosas para pasear. Los baños de bosque no es hacer senderismo a toda velocidad sino ir al paso que cada uno requiere, es un espacio para meditar, para contemplar, para instruirse sobre la vida de los árboles. Y naturalmente toda esa contemplación de la naturaleza crea una calidad de vida extraordinaria. Si le añade que el monte incentiva que estemos lo más activos posible, hablamos de andar o hacer ciertas funciones que mantienen saludables cuerpo y mente, se ve la dimensión de lo que aporta el baño de bosque.

- La propuesta de la AFG es que se implanten los baños y se pague un canon por visitar los bosques, como sucede en otros países

-Así es, esto puede hacerse en bosques privados o en espacios de comunidades de propietarios que decidan cobrar o también en bosques y áreas forestales de la administración. Puede haber todas las opciones, pero si usted quiere ir a un sitio donde las cosas estén más cuidadas, donde le den más facilidades, donde haya un señor que le guíe, lógicamente tiene que cobrar.

- ¿Se orienta esta sugerencia a los grandes agentes, las comunidades y la administración?

-En contra de lo que cree la gente Galicia no es todo minifundio, eso no es cierto. Nosotros tenemos también aquí bosques particulares grandes, fincas muy grandes, por señalarle las cifras más altas a veces tenemos alguna propiedad con casi 1.000 hectáreas. Pero la media de los bosques de las comunidades de montes son de 200, eso no se recorre fácilmente ( sonríe) en un día. Pero después hay que tener en cuenta otro factor: no es cuestión de cantidad, sino de calidad, igual que lo que queremos para la gente y para nosotros mismos es tener ( sonríe) no muchos años sino mucha calidad de vida. Y en eso los baños de bosque es precisamente lo que promocionan y proporcionan.

- ¿Cómo es en estos momentos la situación del bosque gallego?

-Hay de todo, bosques muy humanizados y otros menos, pero en el caso de que un propietario quiera preparar su bosque para tener esa explotación, lógicamente hay que preparar y mejorar sendas o los caminos de entrada etc. En otros sitios habrá que habilitar zonas de reunión, abrir vistas en algunas otras y acometer acciones encaminadas a hacerlo más atractivo. También hay que hacerlo accesible a personas que no tienen grandes posibilidades de movilidad, al igual que a los niños. Hay que preparar esos bosques y eso es factible.

- ¿Creen que sería una buena alternativa económica?

-Eso ya es más discutible. ¿Por qué? ( sonríe) Porque la sociedad en Galicia está acostumbrada a tener el bosque muy cerca de la ciudad. Ese es el primer aspecto, y el segundo es que hay urbanitas que piensan que todo lo que no es su piso es público. Tristemente en las propiedades forestales tenemos que sufrir el abuso del ciclista, del motorista, del que va en quad, que entran en los bosques o van a toda velocidad por las pistas forestales. Todo eso crea problemas a los propietarios.

- ¿Qué porcentaje del monte gallego es privado?

-La gente se cree que en Galicia todo el monte es público y no es verdad, el 80% es privado, bien en forma de monte comunal o particular, pero privado, aquí público hay muy poco monte.

- Deduzco que los problemas irán por rachas: temporada de senderismo, de caza...

-Efectivamente, el ciclista, el motorista, el que quiere hacer mountain bike, muchísimas actividades de ese tipo que interfieren en el uso de la propiedad. Nos ha pasado con cazadores disparando a menos de 100 metros de una vivienda o en el día en el que hay otras personas trabajando en el monte o, simplemente, el que personas con sus vehículos destrozan las pistas forestales haciendo un tipo de uso de ellas muy inadecuado. A montones de problemas de ese tipo nos enfrentamos los propietarios.

- Y a mayores está el rastro: la basuraleza

-¡Uf! Los cartuchos, bolsas de plástico, botellas... Eso los particulares; y las industrias que llevan cantidades de ruedas usadas y las tiran en cualquier rincón del monte, o restos de obras que entran por una pista, tiran la carga y desaparecen. Algunas veces se los puede cazar pero otras muchas no. Y resulta que la administración hace responsable de esa contaminación ambiental al propietario del terreno.

- Y de telón de fondo, la pérdida poblacional...

-Es terrible, el abandono del monte y del rural en general trae consigo que la naturaleza crezca de forma salvaje y en eso el principal factor que actúa posteriormente es el fuego. Y, claro, la gente desde la ciudad, desde su piso cómodamente dice "es que son los propietarios forestales que no cuidan". No, oiga, mire, lo que nosotros no podemos hacer es estar dándole tantos beneficios a la sociedad en conjunto y que ésta ni nos escuche, ni atienda nuestras peticiones más importantes.

- ¿Cuáles son?

-La ayuda, ayuda para mantener en condiciones el bosque y el estado productivo, porque lo que no es productivo se abandona.

- ¿Qué tipo de ayudas necesitan los propietarios?

-Necesitamos ayudas porque damos beneficios. No podemos vender el oxígeno, y producimos mucho, no podemos pedir que se nos pague el CO2 que secuestramos, y secuestramos mucha contaminación. Producimos eso, beneficios ambientales y hasta lúdicos como es el paseo y el disfrute de la naturaleza. También somos los que producimos el agua mejor para abastecer a las ciudades. Y así sucesivamente, los bosques en Galicia, el monte, produce del orden de casi 40.000 puestos de trabajo a través de la industria de la transformación de la madera etc. Todo eso es una riqueza que hay que mantener. Bueno, pues si el bosque y su explotación no es rentable, y si aún por encima le estamos poniendo siempre trabas a la fuente más importante y posiblemente auténtica que puede producir Galicia, pues resulta que al final destruiremos un poco todas nuestras posibilidades.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats