Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El parque de viviendas de Pontevedra apenas creció un 3% desde 2009, seis veces menos que en la década previa

Fomento contabiliza algo menos de 500.000 hogares en la provincia y casi ocho de cada cien son residencias principales

Uno de los escasos edificios en construcción en la ciudad. // Rafa Vázquez

Uno de los escasos edificios en construcción en la ciudad. // Rafa Vázquez

El mercado inmobiliario no se mueve desde hace años y apenas se registran promociones y nuevas construcciones, un fenómeno que comenzó hace una década, con la crisis económica, y que todavía es plenamente palpable. Así se pone de manifiesto en las estadísticas trimestrales que elabora el Ministerio de Fomento en cuanto a ventas de pisos y precios de los hogares, y que ahora se ratifica con la estimación, por parte del mismo ministerio, del parque total de viviendas de Pontevedra.

Según este balance, 2016 concluyó con un total de 493.367 viviendas en toda la provincia, ocupadas o vacías, de uso principal o secundario. Esta cifra es prácticamente idéntica a la 2015 (493.099) y 2014 (492.836). Y es que en los últimos ocho años tan solo ha crecido este parque inmobiliario un 3% en la provincia, a razón de 1.700 domicilios de media al año y preferentemente en los primeros ejercicios del balance, cuando aún había edificios en construcción que fueron finalizándose paulatinamente, pero que apenas se han vendido desde entonces.

En 2009 el parque de viviendas en la provincia se estimaba en 463.129 hogares. Desde entonces ha crecido en poco más de 14.000, pero concentrados en el trienio 2009-2011. De hecho, desde entonces apenas aumentó en 2.200 unidades.

Pero la comparación es aún más elocuente si se acude a los datos de los años previos a 2009. Entre 2001 y ese ejercicio, el parque de viviendas pasó de 401.000 en la provincia a casi 480.000, es decir, un aumento del 20%, con una media de 9.800 al año. Esa tendencia se suavizó ya en 2008, se redujo en 2009 y casi queda anulada a partir de entonces, tanto por el hecho de que no hay nuevas promociones y la compra de pisos se limita a las de segunda mano.

Además, el estudio de Fomento hace hincapié en otro fenómeno curioso, el referido al parque de segundas residencias, es decir, vacacionales o de uso ocasional. En toda la provincia hay, al final de 2016, 119.415 de estos pisos, cuatro mil menos que en el ejercicio anterior y un 20% por debajo de las contabilizadas en 2009, el año de mayor número de inmuebles de este tipo, cuando se rozaron los 148.000.

Han sido precisamente estas propiedades no principales las que más han salido al mercado desde entonces, a precios más asequibles que la vivienda nueva, como se refleja en los sucesivos datos de transacciones inmobiliarias.

Los últimos datos de Fomento al respecto se refieren al primer trimestre de este año. Según estos informes, en la comarca de Pontevedra se cerraron entre enero y marzo un total de 313 operaciones, lo que supone una media de 104 cada mes, un aumento sustancial con respecto a las 94 ventas mensuales registradas en todo 2016, y muy por encima de las 241 (80 al mes) contabilizadas por el ministerio hace justo un año, en el primer trimestre del pasado ejercicio. Pero es la segunda mano la que sigue marcando la nota predominante y apenas se venden pisos por estrenar. De las 313 transacciones incluidas en el análisis oficial entre enero y marzo, apenas 31 (un 10%) corresponden a viviendas nuevas y casi todas están ubicadas en el municipio de Pontevedra. En el resto de la comarca, vender un piso nuevo parece tarea casi imposible por el momento.

Tras la capital aparece Sanxenxo, con 56 ventas pero solo tres referidas a inmuebles nuevos. En Poio, con 26 transacciones en el primer trimestre de este año, 24 de ellas fueron operaciones con pisos de segunda mano. Por su parte, en Marín hubo 21 compras, algo por debajo del primer trimestre anterior, y en todos los casos fueron viviendas usadas.

En Caldas hubo ocho operaciones, seis en Moraña, cinco en Ponte Caldelas, cuatro en Cerdedo-Cotobade, otras cuatro en Cuntis, cuatro más en A Lama y tres en Barro. En Campo Lameiro solo se registró una compra, pero fue de una vivienda nueva, el único caso de este tipo al margen de los casos de Pontevedra, Sanxenxo y Poio.

Compartir el artículo

stats