La curiosa fuente que casi nadie conoce: ¿alguien sabe dónde está?

-Costó 48.000 euros y simula vapor de agua en homenaje al Ourense termal

-Está entre la estación de buses y centro de salud de A Ponte, casi invisible para viajeros y vecinos

Fuente ornamental de la estación de autobuses de A Ponte imitando el vapor del agua termal. |   // IÑAKI OSORIO

Fuente ornamental de la estación de autobuses de A Ponte imitando el vapor del agua termal. | // IÑAKI OSORIO / REDACCIÓN

M.J.A.

“La estructura evocará en su concepción las aguas termales y As Burgas. La fuente se compondrá de distintos anillos, por los que discurrirá el agua, hasta uno más profundo, que se convierte en una lámina de agua, en la que se situarán boquillas con efectos de nubes de pulverización”. Además, “una iluminación oculta realzará el efecto nube”.

Era la propuesta que daba hace tres años, la Xunta de Galicia para anunciar la fuente ornamental que estaba ultimando, con una clara referencia al pasado termal de la ciudad, para ubicarla en la nueva estación de buses que hizo la Consellería de Infraestruturas.

La obra, un innovador diseño del estudio de arquitectos Müller-Feijoo de Ourense, se hizo finalmente. El presupuesto final fue de 48.000 euros y está ubicado detrás del centro de salud de A Ponte.

Ayer, Amigos das Termas descubría en sus redes la existencia de esta fuente para muchos vecinos y viajeros. Pese a la inversión y pretensiones de rendir un tributo a esas aguas termales de Ourense, “nadie la conoce y pasa desapercibida”, indicaban Amigos das Termas, “porque suele estar oculta por los grandes autocares que estacionan allí y prácticamente solo la ven las personas que van al médico cuando se asoman a a una de las ventanas”, indica José Luis, uno de los miembros de esa plataforma ciudadana. Bromea con la posibilidad de que, dado el humo figurado que mana de la fuente, esté ahí en realidad el caudal de agua termal que escasea en las de Outariz.

La historia de esta fuente, nacida para disfrutar de su estética, pero casi desconocida, es paralela a otra en la que, sí mana agua caliente y que con un presupuesto de 117.000 euros, fue construida al lado del Puente Romano, e inaugurada en marzo de este año, coincidiendo con el remate de las obras de rehabilitación del entorno del Puente Romano, donde se encuentra. Fuente que construyó la Xunta y cedió al Concello para su mantenimiento.

No obstante, el caño de la fuente fue cerrado tiempo después de la inauguración, al detectar el Concello que no había estudio de propiedades, termales o no, y de salubridad, o que suponía un riesgo. Así que, mientras la falsa agua termal de la fuente de la estación de buses no para de manar, la fuente, supuestamente termal, está cerrada.