Ayúdanos a ayudar ¡Suscríbete! Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Freestyle y rimas ante el bullying y el acoso escolar

Gallos del Norte inició un taller en el CEIP Irmáns Villar para fomentar la creatividad y concienciar a los menores para frenar dichos comportamientos

Claudio y Alan en una de las clases del CEIP Irmáns Villar. | // I. OSORIO

“Que la gente no te puede acosar / salir del colegio y tan solo sentir felicidad, / venir para atender y comprender ese aprendizaje/ para cuando hayas aprendido saber soltar el mensaje, / que disfrutes de la gente y el paisaje / no te dejes nada ni tampoco el equipaje”. Esa fue una de las coplas que hicieron Claudio y Alan, de Gallos del Norte, ayer en el primer taller de actividades que pretenden llevar a cabo en diferentes centro educativos ourensanos, a través de la organización de la Concellería de Educación del Concello de Ourense. Los dos raperos se trasladaron hasta el CEIP Irmans Villar para trabajar con los estudiantes una disciplina, que es el freestyle, que basa su ejercicio en la improvisación y creatividad. Los dos raperos señalan que “queremos dar a conocer a los niños el colectivo freestyle y el hip-hop, pero sobre todo fomentar esa creatividad que tenían y también introducir la improvisación en sus vidas y sus rutinas, para que pequeños cambios inesperados que se produzcan los sepan gestionar mejor”. Y añaden que “la improvisación es una técnica muy buena para fomentar esas cosas que no nos esperamos en la vida y este taller lo enfocamos desde el respeto, el amor y la unión que es lo que promueve el hip-hop, para concienciar y frenar el acoso escolar y bullying en los centros educativos”.

Estudiantes ourensanos atentos a los raperos. | // I. OSORIO

Ayer, el CEIP Irmáns Villar tuvieron dos turnos de trabajo de dos horas cada uno, donde primero abordaron qué es el freestle y el hip-hop, hicieron una demostración a los alumnos y alumnas y después organizaron actividades para todos se divirtieran aprendiendo. Rimas con sus nombres, poesías urbanas con diferentes rimas y improvisaciones varias. Ese fue el menú de una actividad que pretende llegar a más centros educativos y que partió ayer con mucha aceptación entre los estudiantes que vieron como desde el arte urbano se fomenta el respeto y la concienciación para acabar con comportamientos inadecuados desde edades tempranas.

Compartir el artículo

stats