Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “gran hermano” del tráfico llega a la ciudad

El Concello aprobó el expediente para contratar, por un millón de euros, cámaras de control de acceso al casco viejo, en las rotondas y radares para controlar la velocidad

Tráfico rodado accediendo fuera del horario establecido al casco histórico. | // FERNÁNDO CASANOVA

Una red de cámaras urbanas, suplirá, en parte, la labor de vigilancia presencial del tráfico rodado que realizan los agentes locales en Ourense, una ciudad que, en breve y por razones de seguridad viaria, será como un “gran hermano” , videovigilada en los accesos a la zona peatonal del casco histórico y en las glorietas para minorar las infracciones de tráfico.

Ayer se dio ya un paso definitivo para adquirir este sistema de control, que incluirá además la instalación de radares, ocho en total, para que los vehículos no excedan la velocidad máxima permitida, en una ciudad con muchas calles “30” y “50”, como tope de kilómetros/hora autorizados.

La decisión fue tomada ayer en una Junta de Gobierno Local extraordinaria convocada con carácter urgente, en la que se aprobó el expediente para contratar el suministro de un paquete de sistemas de cámaras que se instalarán en distintos puntos de la ciudad, para controlar el acceso de tráfico a la zona peatonal del casco histórico e identificar la matrícula de vehículos no autorizados, así como para vigilar también la circulación rodada en las rotondas.

El paquete inversor, que ronda el millón de euros, como ya adelantó a FARO el concejal de Seguridad Ciudadana, Telmo Ucha, incluye también un apartado para la compra de esos radares de control de velocidad en la ciudad, 1 de ellos móvil y 7 en puntos fijos.

El expediente de contratación aprobado ayer, incluye el suministro de la instalación de estos sistemas, servicio de mantenimiento de los mismos, y la formación necesaria para el personal que debe manejarlos.

Esta fuerte inversión será financiada parcialmente con fondos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado por la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Recuperación Next Generation IU, al amparo del Programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones y transformación digital y sostenible del transporte urbano.

En el acuerdo de ayer, la Junta de Gobierno Local dispone también la apertura del procedimiento de adjudicación del contrato, mediante un procedimiento abierto. El contrato abarca las siguientes prestaciones. Por un lado ese casi un millón de euros (964.106 euros en concreto) incluyen suministro e instalación de un sistema de videovigilancia en los accesos a la zona peatonal del casco histórico de la ciudad de Ourense.

También se dotarán cámaras de control en rotondas y otros puntos que al igual que estas, sean puntos conflictivos para el tráfico urbano. El suministro e instalación de 7 cinemómetros fijos (radares) y 1 cinemómetro móvil para el control de la velocidad del tráfico en la ciudad de Ourense.

Las inversiones necesarias en hardware y software de la infraestructura central de control de tráfico, para la interconexión y operatividad de los sistemas. El mantenimiento del sistema suministrado durante un plazo de 2 años (ampliable a 5 a través de la oferta del adjudicatario) y formación de personal que manejará los sistemas.

Diecisiete cámaras en otros tantos puntos de entrada a la zona histórica

El esperado sistema de control de acceso al casco histórico para garantizar que mantenga su peatonalidad, pese a haberse retirado hace más de dos años los bolardos, constará de un total de 17 equipaciones de control de acceso con sistema de cámaras de entorno (incluyendo equipo multisensor, sistema LPR de reconocimiento de matrículas, equipaciones de comunicaciones e infraestructura auxiliar). En 4 de las 17 equipaciones, el sistema LPR de reconocimiento de matrículas será doble (en 2 sentidos de la circulación). Los puntos de control de acceso al casco histórico con cámaras, estarán en calle Paseo con calle Parque San Lázaro; cruce de calle Paseo con Concordia; intersección de calle Progreso con calle Alejandro Outeiriño y cruce Progreso con Praza Fonte do Rei. También se instalarán cámaras de control para detectar vehículos no autorizados en el cruce de Jardines Bispo Cesáreo con Praza Mayor; cruce de Progreso con Doutor Marañón; cruce de calle As Burgas con en torno de As Burgas; cruce de Praza da Ferreiría con rúa Pelayo. El proceso de instalación culminará con la instalacion de los correspondientes sistemas de vigilancia con cámara en los cruces de calle García Mosquera con rúa Villar; cruce calle García Mosquera con calle Villar; Padre Feijóo con calle Dous de Maio; calle Xosé Ramón Fernández con Praza Rafael Dieste; calle Rafael Dieste con Praza de San Cósmede; en rúa Pena Corneira; intersección de las calles San Francisco con Arturo Pérez Serantes; calle Santo Domingo con calle de Concordia y en la intersección de Santo Domingo con Parque de San Lázaro. El pliego de condiciones aprobado ayer, establece que el sistema de control deberá ser flexible, escalable, reconfigurable y permitir el desarrollo e implantación de futuras aplicaciones dirigidas a obtener información para nuevas necesidades, como el establecimiento de zonas de bajas emisiones, realización de estadísticas de tráfico u otras análogas. Así, y con el objetivo de disponer de un sistema no intrusivo con limitaciones físicas, se opta por un sistema de cámaras que identificará mediante la lectura de matrícula del vehículo y unas segundas de apoyo que grabarán el entorno e infracción.

Compartir el artículo

stats