Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense precisa 3.000 obreros y un PXOM en vigor para levantar la construcción

La Asociación de Constructores de Ourense afirma que la falta de mano de obra cualificada, la subida de precios y la falta de un planeamiento, ralentizan el crecimiento del sector |

Cesáreo Fernández, Santiago Ferreiro, Román Gómez y Jaime Martín Añel –secretario, presidente, vicepresidente y tesorero de ACO, respectivamente–, ayer, en la sede de la asociación, durante la presentación del informe. | // IÑAKI OSORIO

La subida del precio de los materiales de construcción y del combustible; la falta de mano de obra especializada en los distintos ámbitos de la construcción con un déficit, en la provincia que podría superar los 3.000 trabajadores a medio plazo y, en especial, la carencia, desde hace 11 años, de un Plan General de Ordenación Municipal, PXOM, son tres de los factores clave que lastran un sector económico crucial en la provincia, como es el de la construcción.

Son algunos de los aspectos del último informe presentado por ACO, la Asociación de Constructores de Ourense, en un último informe correspondiente al año 2021. Según el presidente de ACO, Santiago Ferreiro, la falta de relevo generacional en todos los oficios derivados de la construcción, es un motivo de enorme preocupación “pues tenemos un sector envejecido, carente de relevo generacional, y necesitado de profesionales”.

En este sentido expuso que, extrapolando los datos sobre empleo de la Confederación Nacional de la Construcción y la Fundación Laboral de la Construcción, la provincia de Ourense podría necesitar hasta 650 nuevos profesionales en 2022 e incluso 3.300 nuevos empleos a medio plazo. Además la plantilla actual está envejecida, y el 43% de los trabajadores de la construcción tiene más de 55 años.

Conscientes de este problema, señaló, en ACO se están desarrollando los programas “Construyendo Empleo” y “Construate”, para conocer qué puestos necesitan cubrir las empresas, atraer y formar a nuevos profesionales, mejorar la cualificación de los ya existentes y formar a trabajadores que, en este caso se están trayendo tras un complejo papeleo, de países como Perú.

14 obras desiertas

Por lo que respecta a la escalada de los precios de los materiales de construcción y la energía, ha tenido una negativa repercusión en proyectos que estaban licitados, con precios cerrados, indicó el presidente de ACO y afectó en la provincia de Ourense a 14 licitaciones que quedaron desiertas y sumaban un importe total de 5,3 millones de euros. Otras obras quedaron paradas.

Cinco ayuntamientos no consiguieron licitar 10 obras con un presupuesto de ejecución de más de 933.000 euros. Tuvo un particular impacto en el concello de A Veiga, que aplazó seis obras por importe de 400.000 euros. En este sentido se propuso seguir el modelo de Portugal, donde se produce una revisión mes a mes de las obras públicas ya licitadas, para recoger e incluir el impacto que se va produciendo en las mismas, debido a esa continua escalada de los precios.

Sin embargo en los datos del balance hecho público ayer en la sede de ACO, si se denota “un espectacular cambio” indica el informe de los datos de licitación pública en la provincia de Ourense en 2021. Según el informe de la Federación Gallega de la Construcción, hubo un aumento del 407,32 %, pasando de los 77,4 millones de euros de 2020 a los 392,7 millones del pasado año.

En este incremento tiene que ver mucho la inversión de las administración central con cerca de 229 millones de euros, lo que supone un más que significativo 2.047,52 %. Continúa señalando el informe que “a esta subida también contribuyó la Xunta de Galicia con 112,3 millones, un 250,28 % más.

Las razones de este incremento se encuentran en las fuertes inversiones en infraestructuras ferroviarias y sanitarias. Por lo que respecta a las primeras, el Estado, a través de ADIF, licitó 187,7 millones de euros, de los cuales 97,3 fueron para el tramo de alta velocidad entre Taboadela y el túnel de Rante, y el resto para los proyectos de renovación de la línea entre Ourense-Monforte de Lemos y Lugo, es decir, en una actuación compartida para ambas provincias.

Por lo que respecta al ámbito sanitario , destacan los 62 millones de euros destinados por la Xunta al Plan Director del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO).

Avance de 2022

En la comparecencia de ayer, para dar a conocer el concienzudo balance elaborado por ACO, estaban, junto con su presidente, el vicepresidente primero, el tesorero, Jaime Martín Añel Fernández y el secretario de la asociación Cesáreo Fernández .

Aprovecharon para dar también un avance de 2022, cuya principal característica respecto a la provincia de Ourense, es el acusado descenso del 32,41 % en la comparativa de licitación del periodo enero- mayo de 2021 y 2022.

Las administraciones públicas solo licitaron para la provincia de Ourense el 6,50 % de todas las obras sacadas a concurso en Galicia hasta mayo. Todo lo contrario que A Coruña, donde la licitación alcanzó los 365,7 millones, el 60,50 % de toda la comunidad, seguida de Pontevedra con 148,4 millones de euros, el 24,63 %. Con los datos de enero a mayo, el Concello de Ourense se sitúa como el cuarto de Galicia en inversión, por detrás de Vigo (19,3 millones); A Coruña (9,2); y Pontevedra (4,1).

En este avance de 2022 cabe apuntar además el impacto de la crisis provocada por los costes de las materias primas y el precio de los combustibles y la energía. Como consecuencia se suceden las obras declaradas desiertas y anuladas: 2,5 millones de euros entre las administraciones estatal, autonómica y local.

“No hay visos de que se pueda aprobar el plan de urbanismo sin un gobierno de mayoría en el Concello”

Si el contexto global de crisis, con subidas de precios de combustible de hasta el 30 por ciento tras la guerra de Ucrania, y la falta de mano de obra cualificada son un problema para el despegue de la construcción, la falta de PXOM aprobado en la ciudad, es su talón de Aquiles, que frena decenas de proyectos de toda índole, y sobre todo la necesaria renovación del parque de vivienda en la ciudad. Los miembros de la directiva de ACO, coincidieron ayer en señalar que muchos proyectos, como los de ampliación del campus universitario, están además en riesgo “y no hay visos de que se pueda aprobar el Plan de Urbanismo en este mandato” indicaron, debido a las diferencias de los distintos grupos políticos, pues no hay mayoría de gobierno, y a las “líneas rojas” que se han puesto al actual PXOM, en referencia a las que ha marcado el alcalde Gonzalo Pérez Jácome, quien ha solicitó al equipo redactor una serie de cambios, que se desconoce si tendrán validez jurídica. En este contexto ACO tiene claro que “de que solo se podrá aprobar el PXOM cuando haya con un gobierno con mayoría absoluta en el Concello”.

Compartir el artículo

stats