La Xunta aprobó este viernes el primer Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), del municipio de Castrelo de Miño, que guiará su desarrollo urbanístico durante los próximos 16 años y sustituirá a las normas subsidiarias de 1985, por las que se regía.

Con motivo de esta aprobación, la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, visitó ayer Castrelo para firmar la orden de aprobación definitiva del nuevo plan. Puso en valor el trabajo, el esfuerzo y la implicación de todas las personas que contribuyeron a que sea una realidad. Dice que se trata de un hito importante para los 1.321 habitantes de las 24 parroquias en las que se divide este municipio, con una extensión de 39,8 kilómetros.

Viviendas y suelo empresarial

Con este PXOM se prevé la puesta en marcha de medidas para fomentar la ocupación de inmuebles ya construidos y actualmente vacíos, así como la dotación de nuevas viviendas protegidas, en régimen de venta o de alquiler, a través de la delimitación de suelo urbanizable residencial en los núcleos de Astariz y Barral.

La conselleira también destacó la creación de suelo empresarial para potenciar la actividad industrial y comercial, concretamente, en la zona de Prado, así como la mejora de las dotaciones públicas municipales, sobre todo las deportivas.La regeneración y conservación de los núcleos rurales también es una de las prioridades, acorde a la distribución del propio concello, donde el 94,68% es suelo rústico y menos de un 1%, urbano o urbanizable. Se reservan un total de 36.352 metros para espacios libres y zonas verdes y otros 49.206 para equipamientos comunitarios.

El alcalde, Avelino Pazos, aseguró que “hoy es un día grande para el concello y para todos los vecinos”, ya que el municipio se dota de un plan después de 17 años de trabajo. Dice que es una herramienta de ordenación “imprescindible hoy en día”.