Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ‘pequeña Nicolasa’, a juicio

Fingía ser amiga con influencia de cargos del PP para lograr un empleo o salvar trámites. Devolvió el dinero a varios y se enfrenta a dos años

El pasillo de los juzgados de lo Penal de Ourense. I. O.

El próximo mes de mayo, el Penal 1 de Ourense juzga a una mujer acusada de un delito continuado de estafa: presuntamente se hacía pasar por amiga con capacidad de influencia y poder para convencer a cargos institucionales, principalmente del Partido Popular –hay fotos de ella en actos posando junto a varios rostros conocidos del partido– para conseguir un empleo o solucionar trámites burocráticos, a cambio de un dinero que se quedaba, según la Fiscalía.

La ‘pequeña Nicolasa’ gallega se enfrenta a una petición de condena de 2 años de prisión. El ministerio público contempla la atenuante de reparación del daño, por la devolución del dinero que varios perjudicados le entregaron. Una de las personas estafadas ejerce la acusación particular y reclama más de 30.000 euros.

Para la Diputación o el CHUO

La Fiscalía señala que la acusada actuaba sin que los políticos aludidos “tuvieran el más mínimo conocimiento de ello”. Presuntamente, la mujer ofreció sus servicios a varias personas para conseguirles un puesto de trabajo o la solución de un problema burocrático, “a cambio de una retribución económica que adjuntaba a su patrimonio, sin que en ningún caso realizara gestión alguno al respecto, por imposibilidad para ello”, relata el ministerio público, que le atribuye varias estafas cometidas en los años 2016 y 2017.

Un hombre le hizo un ingreso en la cuenta de 2.200 euros para que le consiguiera un puesto de trabajo para él, su pareja y su sobrina. La madre de este varón entregó en mano a la acusada 3.000 euros para que le consiguiera otro empleo a su nieta. Unos tres años después la acusada devolvió todo el dinero.

En diciembre de 2017, otro hombre entregó 30.000 euros para que le consiguiera un puesto en la Diputación de Ourense a su sobrina, que ya había aportado 5.000 euros al total. Pasaba el tiempo sin noticias y el perjudicado reclamó, llegando a apoderarse de las llaves de su coche como medida de prisión. En febrero de 2018, la mujer le devolvió el dinero.

También en 2017, otro hombre le dio 5.000 euros por una plaza en la Guardia Civil. La mujer devolvió voluntariamente el dinero a esta víctima en 2018.

A una víctima le dijo ser jueza

Una mujer entregó a la acusada 8.000 euros en dos ocasiones, para que le procurara un trabajo a su hija en el hospital y otro en Cartelle. Pasado un tiempo también devolvió el dinero. Hay otra mujer que aseguró haber dado dinero en 2016 a la encausada, que le dijo que era jueza, para que le ayudara con una deuda de su marido con Hacienda.

Compartir el artículo

stats