Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bañistas se rebelan: “Llevamos dos años sin pozas; que nos dejen ir gratis a las de Outariz”

La concejala de Termalismo advierte de que se está trabajando “a fondo” para cumplir el estricto decreto de la Xunta | “Reabriremos, pero con las máximas garantías de seguridad y sanitarias”, asegura Flora Moure

Bañistas, ayer, en las termas de A Chavasqueira, que están fuera de uso. | // IÑAKI OSORIO

Casi dos años después del cierre de las termas públicas gratuitas de Ourense, que fueron precintadas primero por la pandemia y, actualmente, para adaptarse a una estricta normativa de uso, que fija las nuevas condiciones aprobadas por la Xunta, los bañistas se quejan y proponen que, si no pueden contar todavía con este servicio publico “y terapéutico”, como es el agua termal, explican desde la Asociación Amigos das Termas, “que al menos el Concello gestione la posibilidad de que los vecinos puedan utilizar por un tiempo las termas publicas de Outariz, pero de forma gratuita”, afirman el colectivo.

Unos turistas, observando, ayer, unas de las termas precintadas. | // IÑAKI OSORIO

Lamentan que se les estén dando fechas de apertura y que estas se vayan retrasando e incumpliendo, mientras el entorno de las termas apura su deterioro, sin que las concejalías a las que corresponde, mejoren y cuiden ese entorno fluvial”, explica Enrique Camoeiras, presidente y portavoz de los más de 300 usuarios que pertenecen a Amigos das Termas.

“Es una concesión privada”

La concejala de Termalismo de Ourense, Flora Moure, asegura que “no podemos dar fechas de apertura, el proceso es mucho más complejo de lo que parece, porque al parón por la pandemia, se sumó luego la nueva normativa, que regula por primera vez el uso de estas aguas de uso lúdico, y lo que si podemos garantizar es que estamos haciendo todo lo posible para agilizar los trabajos, y cuando todo el complejo proceso remate, la seguridad y salubridad de las pozas será máxima”, indica la edil

Moure explica que, en cuanto a la propuesta de facilitar a los bañistas de Ourense, como ellos proponen, la posibilidad de conseguir un acuerdo para que puedan ir al centro termal de Outariz de forma gratuita, les recuerda que “voy a hacer la consulta, pero son termas públicas de concesión privada” explica.

Contratación de vigilantes

Amigos das Termas critica que se esté vendiendo un termalismo en Fitur “que no existe, porque no hay oferta”. La concejal por su parte explica que el trabajo que se realiza desde Termalismo, permitirá reabrir lo antes posible, las pozas públicas de Outariz y Burga de Canedo, “que es donde se realizaron ya los trabajos técnicos de adaptación y se instalaron los caudalímetros, para garantizar el sistema de control y renovación de l agua cada cuatro horas, que exige la Xunta”.

Pero una de la exigencias del complejo decreto de la Xunta es junto con la renovación constante del agua, el control de aforo, lo que implica poner vigilancia, para controlar el número de bañistas que hay en cada poza, el tiempo de inmersión, y que se respete la distancia entre ellos. Todo esto ya por cuestiones derivadas de la pandemia.

“El Concello no tiene personal disponible para destinarlo a esa labor de vigilancia de las termas para control de aforo, un trabajo que debe hacerse cada día, mañana y tarde, e incluso domingos y festivos, por lo se está elaborando un pliego para sacar a concurso el servicio”, indica

Además, para que el proceso no se prolongue o durante meses , “cubriremos esa servicio con personal de forma eventual”, mientras no culmina la licitación y adjudicación de las labores de vigilancia.

Control sanitario

Por otro lado está el control de la salubridad de las aguas. Los laboratorios de Microbiología del campus de Ourense llevaban cabo ese control del estado del aguas, pero otra empresa privada se ocupaba de otros aspectos como el control de la legionella en las aguas. Esa concesión se paralizó estos dos años por el cierre “y es otro de los aspectos que tenemos que volver a renovar”, advierte la concejala Flora Moure.

Pese a la prohibición, vecinos y turistas siguen acudiendo a las termas

Un grupo de turistas desplazados desde A Coruña, recorrían ayer, el entorno de las pozas termales, y alguno, como muestra la foto anexa, incluso realizaban una inclinación, como símbolo de la belleza del entorno, por ahora cerrado. En su caso, habían hecho uso de las termas del Centro Termal Outariz, público pero de gestión privada, y por tanto con un módico precio de entrada. Pero muchas personas siguen acudiendo a las pozas, como ayer ocurría en A Chavasqueira, pese a que siguen cerradas todavía y se prohibe el acceso, y se introducen en las mismas, aún cuando no se puede garantizar, en tanto no se pongan en marcha con todas las regulación exigida, la salubridad de las mismas El portavoz de Amigos das Termas reconoce que, “muchos solo van tomar el sol, pero otro se bañan. No puedes hacer nada. Hay muchas ganas ya de recuperar este servicio público y gratuito, y vemos como los plazos iniciales de reabrir en enero, no se han cumplido”.

Compartir el artículo

stats