Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La residencias de mayores refuerzan medidas tras la explosión de contagios posnavideña

Trabajadoras de la residencia Os Gozos, de Pereiro de Aguiar, libre de COVID en esta sexta ola. | // FERNANDO CASANOVA

El día anterior a la festividad de Reyes había nueve usuarios positivo en COVID-19 en toda la red de residencias de mayores de la provincia. Una semana después, la cifra se disparó a 91 y no ha dejado de crecer, recuperando datos de contagios que no se daban desde la tercera ola, cuando la inmunización de este colectivo, que fue prioritario, estaba en pleno proceso.

Desde que la situación mejoró en estos centros por efecto de la vacunación masiva, Política Social actualiza el informe de evolución semanalmente, por lo que es difícil saber cuántos residentes más han pasado a la lista de positivos desde que se difundió el último parte el pasado miércoles. “El dato cambia de un día para otro porque se están haciendo cribados constantes”, señalan desde la Fundación San Rosendo, que gestiona 60 residencias, la mayoría en la provincia de Ourense.

El 'tsunami' de contagios que afecta al conjunto de Galicia tiene su réplica en los geriátricos y la preocupación se ha disparado porque un brote un centro de mayores altera completamente la rutina del centro y genera un trastorno a la población residente. Además de un problema por las bajas en el personal. En el caso de la fundación, el 3,5% de la plantilla de trabajadores estaba de baja por positivo en COVID hacia finales de semana, y el 4,4% de la población residente afectada, el doble de la que se contagió entre mayo y diciembre de 2021.

“Aunque ellos están más protegidos con las tres dosis y los efectos son leves, la presión sigue ahí"

decoration

“Aunque ellos están más protegidos con las tres dosis y los efectos son leves, la presión sigue ahí. No es la misma que teníamos antes de la vacuna, que cuando entraba el virus ya sabías que un porcentaje se nos iba”, apunta Raquel G.C., directora de Os Gozos, en Pereiro de Aguiar, “pero ahora supone poner la casa patas arriba porque hay que moverlos de sitio y eso para ellos es un mundo”. Tras salir de un brote en la segunda ola que afectó prácticamente a toda la población residente, este centro funcionó como hospital para usuarios positivos de otros centros de la fundación. Convivió con el COVID cinco meses y en esta sexta ola, que ha repartido el virus por todos los rincones de la provincia, ha conseguido esquivarlo. Al menos “de momento”, puntualiza Raquel, que asume que en cualquier momento “puede entrar”.

Medidas de protección

Si esto ocurre, no será porque no se hayan extremado las medidas de protección. Todas las residencias del grupo han reforzado los protocolos ante esta explosión de positivos. A las medidas que ya aplicaban, como el uso de guantes, han sumado la doble mascarilla (FFP2 y quirúrgica) y la recomendación a las familias de que eviten las salidas de los usuarios y el contacto durante las visitas en el centro.

En las residencias en las que se han registrado brotes, como la San Martiño, en Nogueira de Ramuín, que el pasado miércoles notificaba 11 usuarios positivos y en pocos días ya superaba la treintena, los trabajadores que están en contacto con los residentes aislados trabajan con el epi completo, doble mascarilla, pantalla, doble guante y bata plástica, explica Raquel.

El sistema de convivencia en grupos burbuja implantado por los centros más grandes facilita la gestión en caso de brotes que, como precisa Raquel, se pueden producir en cualquier momento y pueden ser varios en un mismo centro. “Puede entrar por una visita, un trabajador, un usuario que va al hospital... Es impredecible, por eso cuantas más unidades diferenciadas haya, mejor”, explica. En Os Gozos hay cinco.

“La mayor parte de las familias entienden las recomendaciones que hacemos para evitar contagios, pero hay un porcentaje que no y con eso tenemos que luchar. Por eso siempre estamos con esa presión, ‘que no entre’, ‘que no entre’, y cada vez que hay un cribado, hasta que ves los resultados no vives”, comenta.

Test y cribados

Los test de antígenos se han convertido en una rutina más. “En el momento en que salta el mínimo síntoma, una simple gastroenteritis, unas décimas de fiebre que en estas personas pueden venir por cualquier cosa, o que ves que un usuario está más decaído o que se queja de que le duele el cuerpo, test de antígenos”. El personal también está sometido a un control constante, sobre todo si es contacto de algún positivo, en cuyo caso debe realizarse un test al llegar al centro y se le encomiendan tareas que les mantengan lejos de los usuarios. Además, una vez a la semana se hace un cribado con muestras de saliva.

Raquel admite que la pandemia les ha cambiado la vida a todos en la residencia y asegura que el cansancio pandémico que se percibe en la sociedad también se vive en el centro. “Ya no es solo un cansancio físico, es mucho más, porque ves que te esfuerzas cada día, que haces las cosas bien, y aunque los daños ya no son tan graves, es una ola, y otra ola, y otra. Parecía que se había acabado y así estamos, con una incidencia todavía mayor”, lamenta la directora.

La residencias de mayores refuerzan medidas tras la explosión de contagios posnavideña

Semana de cribados en Ourense, que sigue sumando

La semana finalizó en Ourense con 8.400 casos activos por coronavirus, 59 más que el día anterior, tras sumar 740 altas y 800 nuevos positivos contabilizados en 24 horas. Además, el sábado se registró el fallecimiento de un paciente con COVID que estaba ingresado en el hospital de Verín, con lo que ya son 483 las víctimas mortales de la pandemia en Ourense. La carga hospitalaria sufrió un nuevo revés este fin de semana, tras el ligero alivio del viernes, en el que se tramitaron siete altas. Según los datos actualizados ayer por el Sergas, hay 75 enfermos con COVID hospitalizados en planta (+7) y ocho en uci. La mayoría, 63, están en el Hospital Universitario de Ourense, mientras que los públicos de Verín y Valdeorras tienen seis cada uno.

Por otro lado, esta semana habrá cribados poblacionales con cita previa en diferentes localidades, y se mantienen abiertos los puntos de acceso libre en el Espazo Xove y los hospitales de Verín y O Barco, de 15.30 a 20.30 horas. Los cribados con cita estarán hoy en O Carballiño, Xinzo y Allariz; el martes en Ribadavia, Celanova, Trives y Coles; el miércoles, en O Carballiño, Xinzo y Maceda; el jueves en Ribadavia, Celanova, Castro Caldelas y Viana, y el viernes en Bande, O Carballiño, Xinzo y Allariz.


Compartir el artículo

stats