El Parque Náutico de Castrelo de Miño fue ayer el escenario para la celebración de la V Jornada de Convivencia de Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil de la provincia de Ourense. En el acto participaron cerca de 350 voluntarios y voluntarias y representantes de 50 asociaciones de toda Galicia.

“Estas jornadas sirven de punto de encuentro para los voluntarios creando un ambiente de convivencia en el que se imparten talleres prácticos de materias relacionadas con el mundo de las emergencias”, resaltó el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, que participó en el acto junto con el director general de Emergencias e Interior, Santiago Villanueva.

Así pues, los asistentes realizaron diversos talleres prácticos impartidos por profesionales y destinados a grupos reducidos de voluntarios de Protección Civil. Participó la unidad cinológica de la Guardia Civil con sus perros entrenados en la búsqueda de personas desaparecidas, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, que mostró sus equipos, la Unidad de Drones de los Bomberos de la Mancomunidad de Terra de Celanova, encargada de explicar las ventajas del dron en medio acuático, y el GES de Maceda, que llevó a cabo un rescate en medio acuático con el empleo de un vehículo anfibio.

También participaron las Ambulancias del Sil y el Grupo de Apoyo Logístico perteneciente a Agencia Gallega de Emergencias, que mostró la bomba de achique capaz de succionar 25.000 litros por minuto.

El acto cerró con un homenaje a la labor hecha por las AVPC durante la pandemia, que según Rueda, “debe servir de reconocimiento al trabajo hecho por las agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de toda Galicia por el esfuerzo hecho en esos meses en auxilio de los más sensibles.” El vicepresidente también puso en valor el cometido de los ayuntamientos por contar con estas agrupaciones de voluntarios.