Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los dos percusionistas de Ourense que competirán en el mundial

Jhonathan Ferreira y Javier Correa participarán con una banda de Los Ángeles en Glasgow, el próximo verano | El experto escocés Jim Collins ha estado en Ourense instruyéndolos

Jhonathan Ferreira y Javier Correa, con el experto Jim Collins, que sostiene un tambor. // IÑAKI OSORIO

En Escocia, las bandas de gaitas son una manifestación cultural con reconocimiento social –es habitual que en algunos grupos, la pasión pase de los abuelos a los hijos y a los nietos, e incluso que varios miembros de la familia compartan agrupación a un tiempo–, y la música y la disciplina –marcial, con una sonoridad más marcada y ruidosa, menos melódica que en Galicia– se enseñan en escuelas y conservatorios. El movimiento escocés de bandas de gaitas, que Xosé Lois Foxo fusionó con la tradición gallega a partir de la mitad de los años ochenta, es replicado en su esencia en varios países del mundo de influencia anglosajona.

Cada verano, en Glasgow, formaciones de distintos rincones del planeta participan y compiten en los campeonatos mundiales. En agosto de 2022 habrá dos percusionistas de Ourense en las filas de una banda de gaitas de Los Ángeles (Estados Unidos), que actualmente está en segunda división pero que ha sido campeona del mundo dos veces. Los únicos españoles en la formación americana serán Jhonathan Ferreira y Javier Correa. Estos días han acogido a Jim Collins, un experto mundial en la disciplina, para comenzar a preparar los quince temas que tendrán que interiorizar de cara al certamen, en el que participarán 10.000 músicos de 400 bandas.

"Es cansado, exige estar atento y ejecutar unos rudimentos que no son utilizados en la música gallega por las características de nuestros instrumentos. Las notas no tienen nacionalidad, pero entraña dificultad"

decoration

“En la competición hay bloques de tres canciones. Preparas todo, llegas y el jurado, en la misma línea de inicio, te dice cuáles tocas, con lo que automáticamente hay temas que fueron en balde. Una vez que todas la bandas terminan, el jurado decide. Puede pasar que te salga mal después de haberte preparado un año. Es como una oposición. Es un gran reto, el mayor proyecto musical al que me he enfrentado en mi trayectoria”, explica Javier Correa.

La preparación y la ejecución requerirán un esfuerzo mental importante, porque son muchas combinaciones distintas. Es un tipo de música al que no estamos tan acostumbrados como los escoceses. Es cansado, exige estar atento y ejecutar unos rudimentos que no son utilizados en la música gallega por las características de nuestros instrumentos. Las notas no tienen nacionalidad, pero entraña dificultad”, indica este percusionista de 1987 y natural de A Alberguería (Laza), que empezó en 1998 en la escuela de gaitas de Verín, para continuar después en la escuela provincial de gaitas, donde se incorporó a la Real Banda. También formó parte de la agrupación de A Carballeira y, desde el año 2006, es profesor de percusión en la banda de As Portelas, de Lubián.

Jim Collins, durante una explicación a Correa y Ferreira. // I. OSORIO

Durante los últimos tres días, Correa y Ferreira han recibido pautas de Jim Collins, en directo, en la sede de la asociación Queixumes dos Pinos. El pasado fin de semana, además, se celebró un cursillo de varios niveles en el que participaron una treintena de alumnos de Ourense, Verea, Lubián así como del centro Rosalía de Castro de Cornellá (Barcelona).

"Ya no trabajamos solo por participar, sino para clasificarnos, ganar en segunda división y ascender a primera. Siento presión, aunque controlada, por los compañeros que voy a tener al lado, instrumentistas de primerísimo nivel"

decoration

“En 2015 ya habíamos participado con una banda pequeña, pero en una división baja. Collins contactó con nosotros este verano y nos dijo que había una banda interesada en Los Ángeles en que participáramos con ellos en el certamen. Tienen unos 50 miembros. Solo en tambores vamos a ir 12. Collins nos ha traído las partituras de los 15 temas, en los que ya estamos trabajando”, indica Ferreira, que comenzó con 14 años a tocar el tambor, en la escuela provincial de gaitas, donde trabaja.

El instructor de Glasgow, adonde planean ir en Navidad para proseguir con la formación en persona –antes del mundial, además, viajarán a Los Ángeles, para ensayar con la banda al completo– es “uno de los profesores de máxima referencia a nivel mundial. Ha ganado en varias ocasiones el campeonato de solista de percusión, y también con bandas de gaitas”, dice Ferreira.

Su compañero Correa compitió en 2015 con una banda de Ginebra (Suiza) y, al año siguiente, con una de Glasgow, pero el reto del próximo verano, dice, es el mayor. “Ya no trabajamos solo por participar, sino para clasificarnos, ganar en segunda división y ascender a primera. Siento presión, aunque controlada, por los compañeros que voy a tener al lado, instrumentistas de primerísimo nivel”.

Compartir el artículo

stats